Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
¡Compártenos! ¡Muchas gracias!

 

 

Muchísimas veces hemos alabado el trabajo de Danny Ainge al frente de las oficinas de los Boston Celtics. Encontrando los mejores tratos posibles (eternas gracias Billy King), aprovechando al máximo la plusvalía de los jugadores en el roster (Brad Stevens ha demostrado que puede potenciar a cualquier jugador que no se llame Brandan Wright). Además, el General Manager se ha movido de manera acertada con sus elecciones de draft, primero obteniendo pilas de picks para luego usarlos de manera acertada en la mayoría de los casos (nuestra Pesadilla en Elm Street se llama James Young). Si a todo esto le sumamos que económicamente el equipo de Massachusetts no tiene malos contratos, se podría decir que todo va viento en popa de cara al futuro.

 

En perspectiva me propondré repasar algunas situaciones puntuales donde quizás no todo continúe de la mejor manera posible. ¿Qué pasaría si el futuro de los Celtics se viese perturbado por situaciones desfavorables? La idea es probar que si la suerte decide serle esquiva, Danny Ainge tiene aún buenas chances de recibir una calificación satisfactoria por su trabajo.

 

La competencia se vuelve más dura en el Trade Deadline

Con la fecha límite para realizar traspasos (8 de Febrero) en el horizonte, serán varios los equipos que buscaran librar salarios elevados, o simplemente darle más espacio a los jóvenes para desarrollar sus habilidades. Los equipos contenders de cada conferencia buscarán realizar movimientos para mejorar sus plantillas de cara al final de la temporada.

 

Los Celtics no logran encontrar un trato que les permita usar la excepción de 8,5 millones que poseen por la lesión de Gordon Hayward, y deben enfrentar lo que resta de la temporada con su plantel actual, mientras equipos como Cavs y Raptors logran agregar veteranos útiles. Fortalecidos por esas adiciones, colocan en serios problemas a los dirigidos por Stevens en la postemporada.

Danny Ainge confía  (a pesar de no utilizar la suma de dinero que dispone) en que el mejor movimiento es quedarse quieto, esperando que la mejoría de cierto alero ex de Utah avance y sea ese el upgrade necesario de cara a los Playoff.

 

¿Y si Gordon Hayward no vuelve a jugar un solo minuto en toda la temporada?

Los reportes y videos que solemos ver esparcidos por las redes sociales arrojan esperanza. El alero avanza en su recuperación y a muchos les emociona la idea de volver a verlo en las canchas para el inicio de los Playoff, pero, ¿qué pasaría si esto no fuera así?

 

En el peor de los casos Brad Stevens deberá seguir con su esquema, lamentando no  tener ese tercer organizador de juego, y los Celtics seguirán penando en ofensiva. Uno estima que de ser así el paso de la temporada va a ayudar al entrenador a pulir ciertos errores, pero a la vez, el ataque de Los Orgullosos Verdes nunca será igual sin el ex de Butler. Tatum intentará continuar con su sorprendente evolución y madurez para palear mucho la ausencia de Hayward.

En un escenario ideal el bueno de Gordon consigue retornar con restricción de minutos los últimos partidos de la campaña, y utiliza toda la primer ronda de los Playoff para encontrar ritmo de juego. Físicamente no tendrá la explosión necesaria, pero su talento y buen tino para la ofensiva, serán un bálsamo de valor incalculable para los Celtics en la post temporada.

 

 

¿Se podrán solucionar los problemas ofensivos que muestran los Celtics, o terminarán condenándoles a largo plazo?

A pesar de estar primeros en la conferencia del Este, la falta de generación de juego colectivo ha sido un problema constante durante toda la temporada. El balón se comparte a cuenta gotas, perjudica los resultados en los partidos, y se depende demasiado de lo que pueda generar Irving desde el 1 vs 1.

 

Lamentablemente los problemas persistirán a lo largo de toda la temporada. La falta de otro generador de juego hará mella y la dependencia del issolation se hará cada vez más evidente. Los equipos rivales comenzarán a ajustar sobre eso y los Celtics se volverán más y más predecibles. Sin un plan B, llegarán al final de la temporada peleando cabeza a cabeza con Raptors y Cavaliers, sin asegurarse el primer lugar de la conferencia, dificultando así su camino en Playoff.

Con el avance de los partidos (y entrenamientos), Brad Stevens logra poco a poco amalgamar todas las piezas, y el movimiento de balón comienza a crecer. La ofensiva no llegará a ser élite, pero si lo suficientemente decente para mantener a los Celtics competitivos durante toda la campaña y aspirar a llegar lejos en la post temporada.

 

¿Qué tal una segunda vuelta frente a unos envalentonados Cavaliers?

Lebron y Cía no están encontrando la regularidad que querrían. Su juego colectivo en ataque no es tan fluido, y tienen muchos problemas en el costado defensivo. Con Toronto jugando bien y ubicándose como segundos del Este, los Cavs tendrán que batallar con los canadienses, y equipos como Washington y Detroit, para lograr ventaja de localía al menos en la primera ronda. Quizás estos problemas persistan y los dirigidos por Lue tendrán que conformarse con un cuarto puesto (algo que sería desalentador para los Celtics sin dudas)

 

En el peor escenario LeBron toma renovadas energías, logra sacar adelante a sus compañeros, y consiguen barrer en primera vuelta a quien sea que se les enfrente. Envalentonados por esta performance, “El Rey” batalla por siete juegos contra su ex compañero Kyrie Irving, logrando llegar a las finales y dando por terminada la temporada para Boston.

La realidad es que no veo a LeBron quedando fuera del top 3 de equipos en el Este. Por más problemas que muestren los Cavs (que suelen tenerlos a inicios de cada temporada, a pesar de que este año se han estirado) tienen el suficiente amor propio y talento individual para pelear mano a mano con los Raptors por el segundo sembrado del Este.

 

Pensando en la próxima temporada, ¿qué pasará con el pick de Lakers?

Los angelinos han sido irregulares, perdiendo muchos juegos hace menos de un mes, y ahora encontrando una buena racha de victorias. Con las vistas puestas en la próxima agencia libre, Magic Johnson, debe liberar espacio salarial en su plantilla, y es por eso que está buscándole destinos a jugadores productivos como Randle, Clarkson y Nance Jr. La partida de estos beneficiaría a sus novatos, Ball y Kuzma, con mas minutos, pero le haría perder calidad en la rotación a Luke Walton y compañía.

 

A pesar de desprenderse de Randle y Nance Jr, los Lakers se mantienen competitivos y logran desarrollar una ofensiva más que competente con el trío Ball, Ingram y Kuzma. Aunque no logran entrar en los Playoff, obtienen un buen número de victorias, y terminan siendo el 11º peor equipo de la liga, lo que conllevaría a que Philadelphia tenga las mejores chances de recibir su pick.

Habiéndose desprendido de jugadores valiosos, Walton le da muchos minutos a sus jóvenes. Estos demuestran el talento que tienen, pero carecen de la experiencia y ayuda en el banco para ganar partidos con regularidad. Magic Johnson sacrificó resultados esta temporada para buscar grandes nombres en la próxima agencia libre. Paul George termina renovando con Oklahoma y LeBron elige quedarse un año más en Cleveland. Danny Ainge recibe un más que valioso pick 4 mientras se frota las manos. Apenas podemos ver una mueca de satisfacción en en su boca, el resto de su rostro está tapado, demostrándonos una vez más que él es realmente el Lord Sith de la NBA.