Luego de dos derrotas que causaron revuelo en el mundo Boston Celtics, el equipo dirigido por Brad Stevens pudo reponerse y derrotaron a los Denver Nuggets 112-99.

Los Nuggets llegaron al partido muy diezmados, con las ausencias de Paul Millsap, Gary Harris, Will Barton, Monte Morris, PJ Dozier y hasta el largo Bol Bol.

La primera parte fue una historia de dos partidos. Con Nikola Jokic en cancha y con Nikola Jokic en la banca. El animal serbio metió 29 puntos en los dos cuartos iniciales y cuando no estuvo en cancha, los Celtics pudieron explotar la diferencia y sacar una ventaja que llegó a ser de 15 puntos.


Sin embargo, al descanso el marcador iba 59-54 a favor de los de Stevens que lograban encajar una buena actuación de la banca con un curiosamente correcto Aaron Nesmith.

Jaylen al rescate contra el Denver de Jokic

La segunda parte estuvo controlada por Boston. Jaylen Brown explotó con 27 puntos en 20 lanzamientos para cargar la ofensiva de los Celtics y aprovechar el cansancio de un Jokic que se cansó de anotar en todos los defensores que le pusieron encima, terminó con 43 puntos, 6 rebotes y 5 asistencias en la derrota de su equipo.


Cabe resaltar que Jayson Tatum se vio agotado en el partido y en el cierre se notaba muy fatigado, según informo en la previa del encuentro sigue con problemas luego de sufrir de COVID-19 y hay que hacerle seguimiento al status de la figura del equipo, que se suma a los problemas en la rodilla de Jaylen Brown.


Sin los Jays, no hay vida.

El back-to-back de Boston se cierra este miércoles, cuando se enfrenten a los Atlanta Hawks y seguramente haya restricción de minutos para varios de los jugadores que se enfrentan a esta complicada seguidilla de partidos pre All Star Game.

 

Foto: Celtics.com