Los Boston Celtics lograron sacar una de las victorias más importantes de la recta final de la temporada regular ante los Indiana Pacers que terminó prácticamente asegurando la ventaja de localía en la primera ronda y en la que se vio un gran nivel de Gordon Hayward que estuvo impecable y da señales de su mejor nivel junto cuando más se lo va a necesitar.

Luego de un inicio parejo, Boston tuvo un segundo cuarto despampanante que permitió inclinar la balanza a su favor desde la fortaleza de su banca. Gordon Hayward anotó 21 puntos con 9 tiros anotados en 9 intentos en una noche perfecta para el buen #20 que tienen los Celtics y con el que todos disfrutamos de esta noche en la que, luego de tanto sufrimiento, pudo retomar su gran nivel.

La racha de 23-11 en la primera mitad fue lo que terminó decantando todo el partido a favor de los Celtics, que mandaron un mensaje no solo a su próximo rival en la postemporada sino a toda la conferencia de lo que pueden hacer cuando todos están en la misma página. Además, con la abultada victoria 117-97, Boston podrá descansar a sus figuras más desgastadas (Kyrie Irving y Al Horford) en estos últimos dos partidos de cara a los playoffs que tanto hemos esperado.

Ahora, Boston enfrentará el domingo a los Orlando Magic, el martes a los Washington Wizards y de esta forma dará fin a una decepcionante temporada regular que, parece, empieza a dar señales de sincronización en los últimos encuentros y con ellas, esperanzas para la borregada verde en la postemporada.

 

Foto: Celtics.com