Los Celtics se encuentran con récord positivo tras haber ganado siete de los últimos 10 juegos con la ausencia de Jaylen Brown y Robert Williams. La ofensiva está pasando el mejor momento de la temporada y la gran pregunta salta a la palestra ¿vuelve el doble pívot?

Udoka tiene una decisión complicada


Hemos dicho durante el inicio de esta temporada que la utilización de los dos pivots de salida es algo que tenía los días contados. Pese a que el resultado en el costado defensivo es altamente positivo, el spacing en ataque es un gran problema.

El mayor perjudicado con la falta de espacio en la pintura parece ser Jayson Tatum, al que se lo ve muy cómodo en los juegos recientes compartiendo cancha con Al Horford y Grant Williams. Este último, está pasando por su mejor momento, no solamente de cara al aro, si no también aportando en el costado defensivo.

El ataque de los Celtics está encontrando ritmo a base de penetraciones a la pintura, descarga al perímetro y buen movimiento de balón, para encontrar hombres abiertos en las esquinas (Grant Williams) o cortes hacia el aro del lado débil.

A esto se le suma una mayor intención de jugar el pick and roll, algo que le pedíamos a gritos a Udoka, sobre todo contando con Marcus Smart y Dennis Schroder como ballhandler.

Por otra parte, Al Horford se convirtió rápidamente en el jugador más regular y determinante para el juego de los verdes en ambos costados de la cancha. Si tomamos en cuenta que es un veterano de 35 años, y entendemos la importancia de su permanencia en cancha, el cuidar sus minutos tiene que ser prioritario para el entrenador.

Robert Williams sigue teniendo problemas físicos. Este año ha sumado la mayor cantidad de tiempo en pista desde que está en la NBA y los problemas en su pierna izquierda empiezan a ser una red flag para todos.

Esta es la oportunidad para que Udoka tome la decisión que me resulta impostergable: desarmar la alineación grande en busca de mayor versatilidad, más espacio en la pintura y proteger la salud de Horford y Williams.

Con la vuelta inminente de Jaylen Brown la alineación titular debería mantener a un interno solo y darle la oportunidad a Tatum de seguir en ritmo con las penetraciones y el espaciado en campo contrario.

Ahora viene el segundo interrogante: descontando la vuelta del alemán a la banca ¿Quién de los dos internos tendría que salir de titular?

Al Hoford tiene todas las papeletas para hacerlo, pero en este caso ponderaría una rotación de minutos cortas desde el inicio para que tanto el dominicano, como Time Lord compartan minutos con los titulares y la banca.

Udoka no la tiene fácil con la decisión, pero es un buen momento para aprovechar las circunstancias y probar con mayor versatilidad en ofensiva y no cortar esta dinámica positiva que están viviendo los Celtics en ataque.

Marcus Smart y la necesidad de atacar el aro

El base de los Celtics poco a poco está encontrando su nicho y optimizando sus lanzamientos de tres puntos. En el último Café Sin Rick hablábamos de la importancia de que el ex Oklahoma State jugará más pick and roll y atacara el aro en contraposición a tirar de larga distancia.

Los últimos partidos han marcado una diferencia abismal en este sentido, atacando de manera más activa la pintura, corriendo mayor cantidad de pick and roll y siendo mucho más eficiente para su equipo.

El 36 maneja bien los tiempos como ballhandler a la hora de alimentar al grande en la caída, encontrar un compañero abierto en las esquinas o simplemente atacando el aro. Tanto él, como el alemán, están siendo una opción ofensiva fundamental en este tipo de jugadas que además, sirve para tener involucrados a sus compañeros.

Udoka ha incrementado el volumen del pick and roll y los jugadores se sienten más cómodos en este tipo de dinámica, lo que no debe ocurrir es que solo se límite a esta jugada, si no que también se continúe con el movimiento del lado débil.

Enes Kanter y la banca de Udoka

La reconfiguración de la rotación de los Celtics con la vuelta de los jugadores lesionados, puede tener también una salida escondida para el entrenador.

El turco es un jugador rentable para la temporada regular y enfrentando a las bancas de otros equipos. Brad Stevens le ha sacado jugo durante mucho tiempo al ex Portland y parece que Udoka empieza a darse cuenta de la valía del interno.

Con la variación defensiva indicada (Kanter no puede cambiar con los perimetrales) el agujero defensivo es capeado por sus compañeros y la compensación está dada por las ofensivas adicionales que aporta el jugador, los rebotes y la anotación en la zona pintada.

Nesmith, Pritchard y Jabari parecen hundirse lentamente en la zona fría de la banca. No han podido mostrar su valía en los minutos que le tocó ingresar y para colmo, sus competidores (Richardson y Langford) están en su mejor nivel.

Se viene una seguidilla de partidos importantes para el conjunto de Udoka y empezar a encontrar soluciones en ambos costados de la cancha no podía haber llegado en el mejor momento. ¿Se animará a mantener el estilo? o ¿volveremos a donde lo dejamos?