Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on Whatsapp
Whatsapp
¡Compártenos! ¡Muchas gracias!

 

ToteKing necesita poca presentación, el rapero está en el Olimpo del Rap Español, siendo un referente del panorama y siempre reinventándose tras 23 años en el mundo de la música. También está documentado su amor por el baloncesto, deporte al que jugó desde pequeño y para el que escribió una canción que es ya himno de los aficionados a la NBA de habla hispana. No solo eso, sino que su último trabajo, nominado a los Grammy Latino, recibe el título de “LeBron“.

Sobre estos temas y muchos más, en El Despacho pudimos hablar con una leyenda que habla con la humildad y sencillez de un rookie.

 

Pregunta: Tu afición por el basket en general y la NBA en particular está ampliamente documentada pero ¿dónde nace?

Siempre jugué al basket desde pequeño, mi padre era entrenador y es una afición que me ha acompañado siempre menos una temporada de 5/6 años que lo abandoné. No solo lo dejé de jugar cuando me lesioné una rodilla y descubrí otros deportes como el muay thai, deportes de contacto, sino que también dejé de seguirlo durante un tiempo, lo que llamo la “época de Kobe“. Después pasaron los años y volví a engancharme pero sí, durante esos “años de Kobe” me desenganché un poco.

En esta casa la siguiente pregunta es obvia, en lo que se refiere a los Boston Celtics, ¿cuándo empezaste a interesarte por ellos?

La verdad es que siempre he tenido afición por muchos equipos más que por uno solo, de pequeño sobre todo te llama más la atención seguir el deporte por jugadores más que por equipos. Luego ya sí que mi padre es muy fan de los Boston Celtics y me explicaba cómo jugaban, su sistema durante la época de Robert Parish, Kevin McHale, Larry Bird, Danny Ainge y era un equipo que me gustaba mucho, la verdad. Era un equipo muy técnico, muy listo, para nada el más atlético, sin jugadores como Michael Jordan o Dominique Wilkins, pero con un carácter, luchador, con una técnica… la gente habla mucho de cómo tiraba Larry Bird pero muy poco de cómo pasaba.

Y en al actualidad, ¿cómo ves en la actualidad al equipo de Brad Stevens?

A mí me encanta el equipo actual, ya te digo que los sigo desde la época de Larry Bird y me gusta mucho el equipo. Jaylen Brown es de mis jugadores favoritos, también Terry Rozier; me gusta mucho cómo juega ese chaval. Con el único que tengo una pequeña guerra es con Marcus Smart.

¿Y eso?

No me suele gustar ese tipo de jugador. Me recuerda mucho a Draymond Green, jugadores que sí, que luchan, pero también pegan, buscan la bronca y no me gusta nada esa actitud. Nunca fue mi manera de entender y jugar al basket.

En esta casa somos muy de Marcus Smart y todo lo que aporta, pero sí es verdad que es de los jugadores que más polarizan al aficionado.

Yo es que soy más de otro perfil de jugador, como Al Horford. Me parece una locura cómo juega, parece que tiene magia, y ya de Kyrie ni te cuento. Como te decía, es un equipo que me encanta pero si te soy sincero los veo y me falta algo. Me gustan pero noto siempre como que les falta algo.

Química

Sí, puede ser. Es curioso porque, como te digo, los veo y me falta algo pero luego ves el quinteto y dices ‘no, aquí no falta nada‘. No sé si es que Gordon Hayward no está aún pero veo los jugadores que tienen y no entiendo que no vayan primeros de la Conferencia Este..

Comentabas antes que hubo una época de tu vida en la que dejaste de seguir la NBA, a día de hoy ¿has recuperado esta afición? ¿Cómo ves la liga?

Sí, la he recuperado, intento estar al día, ver los partidos que puedo y si te digo la verdad: el equipo que más me llama la atención ahora mismo son los Wizards, tío. Sé que no están en su mejor momento pero cuando volví a interesarme por el basket vi que había cambiado mucho el juego e intentaba buscar aquellos equipos que conservasen un estilo más “tradicional“. Por ejemplo; no soporto a los Houston Rockets. Es un equipo que no veo nunca.

No eres al único que le pasa…

Es que es un estilo muy monótono, para ver sus partidos me pongo el All-star. Por eso te digo que los Wizards me encantan, tengo ahí mis dudas sobre qué hacer con John Wall, a veces parece que juegan mejor sin él [N. del E. esta entrevista se grabó antes de saberse que el base se perdería lo que resta de temporada] pero recuerdo con mucha emoción las Semifinales de Conferencia que jugaron contra los Boston Celtics: fueron brutales.

Ahora sé que van los décimos y que despiertan muchas dudas, pero aún tengo la esperanza de que entren en Playoffs, espero que lo hagan y que se queden fuera los Pistons, que no me gustan nada. Me jodió que saliese Marc Gasol al mercado y no intentasen nada, me parece un jugador perfecto para lo que tienen montado en Washington.

En ese tema que ya es un himno hablas de la NBA de finales de los ´80, y últimamente el debate sobre qué época es mejor ¿es esta transición de los ´80 a los ´90 tu favorita?

Hombre, por generación es lo que yo viví más de cerca. Luego es verdad que ya cambió el físico de los jugadores, el baloncesto giró hacia un estilo más duro, pero no es algo que le haya pasado solo a este deporte. Ves a cualquier deportista de élite de los ’80 y le pones al lado de uno actual… Sobre los años que dejé de seguir la NBA tengo dudas, pero ahora me gusta el estilo de baloncesto que se está jugando. Puede que haya muchos triples y algún equipo que afeé el juego pero tengo la sensación de estar viendo buen basket, en todos los partidos ves cosas interesantes, bonitas.

Ahora mismo estamos viendo a Kevin Durant, tío. Es un espectáculo poder ver a un jugador como ese en directo. En cierto modo es como ver a un Jordan.

Un tío de 2,14 que se mueve como un base

Alucino cada vez que lo veo, es enorme, con esas manos y lo ágil que se mueve.

Lo malo es que le estamos viendo al lado de Curry

¡Otro! Que es tan bueno que da asco. Me pasa como con Eminem, que me da rabia lo bueno que es. Ves un partido de Golden State y están jugando normal, con el otro equipo cerquita, y dices: ‘de puta madre, tenemos partido‘, más si eres como yo y vas siempre con el equipo pequeño, es decir, en contra de Warriors. Y de repente, tío, llegan cinco minutos de juego en los que entra en trance y cuando acaba están 25 arriba. ¡Da una rabia! Encima seguro que lo ha hecho con 3 triples desde 80 metros (risas).

Es una dicotomía entre el privilegio de coincidir como espectadores con uno de los mejores equipos de la historia y que desde la firma de Kevin Durant por un equipo que acabó la Temporada Regular 73-9, ya no hay emoción por saber quién va a ganar.

Totalmente. Y para arreglarlo este verano firman a DeMarcus Cousins y piensas: ‘bueno, al menos tardará en recuperar su nivel‘ pero no, ¡el cabrón vuelve y lo hace a tope! Lo que nos faltaba.

A tu último trabajo le diste el título de “LeBron“, ¿quieres pedir perdón por esto o…?

(Risas) No, no, te explico. Cuando me volví a enganchar a la NBA fue justo en las finales entre Cleveland Cavaliers y Golden State Warriors, las que ganó Cleveland (2016), y yo me quedé sin palabras. Supongo que como la gran mayoría de la gente. Ganar a los Warrirors que son un equipo que casi hace bullying al resto, luego la gente se preguntará por qué les odia la gente pero es que son un equipo asqueroso (risas de nuevo).

Cuando vi a LeBron cargarse el equipo a la espalda y batir a un equipazo como esos Warriors en unas Finales… vale que el que mete la canasta decisiva es Irving pero esas Finales las gana LeBron.

Yo me reconcilié con él el año anterior, cuando no llega a ganar las NBA Finals 2015 pero hace una barbaridad parecida sin Kevin Love ni Kyrie Irving.

Claro, es que es lo que te digo: es indudable que es el mejor. Este año estoy siguiendo hasta a los Lakers por él.

Y como tú, muchos aficionados. No solo el espectador neutral presta más interés a los Lakers ahora, algo normal cuando es el equipo del mejor jugador del planeta, sino que ha recuperado para la causa a mucho aficionado laker que se mudó a la Bahía de San Francisco.

Es normal, el año pasado vimos que este mismo equipo sin LeBron no era capaz de competir pese a tener algunos jugadores con mucho talento. Yo también culpo mucho al entrenador, a Luke Walton, que tiene a un jugador con la habilidad de Kyle Kuzma y no es capaz ni de colocarlo en posición de tener éxito.

Igual no soy objetivo porque Kuzma es un jugador que me encanta y me alegré mucho cuando me enteré de que LeBron iba a jugar con él. Es el jugador que más me gusta de todos los jóvenes que han llegado a la NBA los últimos años. Bien dirigido creo que ese tío puede hacer lo que quiera en la NBA. Sin embargo, el resto de jóvenes… Brandon Ingram nunca me gustó, lo veo jugar como con desidia, y Lonzo Ball creo que es muy crío.

En definitiva, estoy un poco decepcionado con los Lakers, creo que LeBron bien acompañado por Kuzma y algún jugador de rol importante como JaVale McGee debería estar mucho más arriba en el Oeste. No te digo primeros porque es imposible pero terceros o así…

Este trabajo salió ya hace un año, ¿tienes planes de sacar un álbum que le suceda? Tras 23 años en la música siempre te has intentado reinventar y probar cosas nuevas, ¿que es lo siguiente de ToteKing?

Ahora mismo no tengo ideas, tío (risas). He estado un año girando LeBron pero la verdad es que me gusta mucho la sensación que me está dejando este disco. No estoy cansado de él y eso es raro. Generalmente me suelo cansar muy rápido porque cuando lo empiezas a girar ya lo has escuchado mucho mientras lo preparabas y cuando acabas los conciertos ya estás un poco cansado pero con LeBron no me pasa eso.

De momento no tengo la necesidad esta de encerrarte y grabar otro LP, entonces lo que estoy haciendo es ir soltando temas que me salen en el estudio. Cosas sueltas. La verdad es que es una dinámica nueva, muy de los chavales que están empezando y yo nunca he trabajado así hasta ahora y me está pareciendo muy divertido. Sacar un disco con 12 canciones es perder la salud, sin embargo meterme en el estudio, grabar una cosa que me guste y sacar un vídeo sencillito es algo muy gratificante.