Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
¡Compártenos! ¡Muchas gracias!

 

El TD Garden se vistió de gala para una nueva ocasión especial. El Game 7 de la serie entre los Celtics y los Bucks fue vibrante de principio a fin y los dirigidos por Brad Stevens pudieron estar a la altura de la situación, con carácter y concentrados, para salir victoriosos por 112-96 y clasificar a la segunda ronda en la que se enfrentaran a los Philadelphia 76ers desde el próximo lunes en la noche.

El encuentro inicio parejo, con los nervios típicos del séptimo juego, pero Boston encontró en Al Horford el hombre que pudiera guiar a los verdes en momentos turbios y a partir de ahí, construir ofensivas organizadas y explotar las debilidades del rival. Con una racha de 20-2 para cerrar el primer cuarto y limitando a los Bucks a un pobre 35% de campo, los Celtics lograron sacar ventaja de 30-17 en el primer parcial con 9 puntos para Jayson Tatum en su primer experiencia de este tipo en la NBA.

Sin embargo, el segundo parcial fue de rachas y los Bucks lo iniciaron con una de 11-0 que les permitió regresar de inmediato al partido, hasta que Al volvió a la cancha y con un par de tiros desde el poste bajo, tranquilizó las cosas para que Boston pudiera mantenerse en control de la situación. Jaylen Brown sufrió una lesión en su muslo derecho luego de habilitar a Terry Rozier para un triple en la esquina y salió de la cancha por el resto del encuentro, mientras que la ventaja seguía siendo para los locales por 50-42 al entretiempo.

Los Celtics lograron encontrar su mejor versión defensiva en la segunda parte, con Semi Ojeleye siendo inquebrantable ante las constantes embestidas del griego Antetokounmpo, Smart y Rozier activos en el perímetro y Al dando una mano en la pintura, haciendo que para los visitantes fuera muy difícil anotar -salvo para el controvertido Bledsoe, que tuvo vía libre hacía el aro en múltiples ocasiones-. Con el juego controlado, Tatum y compañía se hicieron cargo de poner a Boston en muy buena posición para ganar el partido, hasta que Terry Rozier decidió hacerse cargo en el último cuarto, con sendos triples y bandejas contorsionistas, que le dieron a los Celtics aire de más de quince puntos para cerrar la serie a su favor.

Finalmente, con un inspirado Rozier (26 puntos, 9 asistencias, 6 rebotes), Al Horford con 26 y 8 rebotes y el monstruoso Jayson Tatum sumando 20 puntos, 6 rebotes y 5 asistencias -entrando en la historia gorda de los novatos de los Celtics-, Boston terminó ganando 112-96 y avanza a las semifinales de conferencia contra los Sixers, en una apretada serie que empezará el lunes a las 8:00 pm del Este de los Estados Unidos, con poco más de 48 horas de descanso para los Celtics que buscarán seguir callando las dudas que una vez más, los situaban afuera de la postemporada ante las múltiples ausencias que los aquejan.

 

 

Foto: Celtics.com