Los Boston Celtics siguen en buen estado de forma a pesar de las múltiples lesiones que los vienen afectando en las últimas semanas. En esta ocasión, Jayson Tatum tuvo probablemente el mejor partido de toda su joven carrera, con 39 puntos (career-high), 12 rebotes y 3 tapones con un cuarto final totalmente dominante en el que cargó a Boston rumbo a la victoria por 119-93 sobre los Charlotte Hornets.


A pesar del dominio inicial de los Hornets, Boston pudo reponerse rápidamente y controlar el trámite del partido, que terminó desequilibrando por completo en el último cuarto con un parcial de 35-16 que quebró por completo el encuentro y dio paso a, por supuesto, los minutos correspondientes para Tacko Fall en un efervescente TD Garden ante la entrada del pivot.


Tatum tuvo una de las noches que se esperan del ex-Duke: 39 puntos con 15 de 29 en tiros de cmapo, 12 rebotes, 2 asistencias y 3 tapones, siendo el hombre indetenible cuando las pelotas quemaban, liquidando el partido y de qué manera.

Cabe mencionar también el apote de Grant Williams desde el banco, con 12 puntos (incluyendo un triple), 4 rebotes, 2 asistencias, 1 robo, 1 tapón y un +23 en el box score.

Junto a él, su compañero novato Romeo Langford sigue despegando de a pocos en la consideración de Brad Stevens. Ante la plaga de las lesiones, Romeo por fin pudo ver tiempo de valor. con 23 minutos de juego, anotó 8 puntos con 4 rebotes, aportando a los 36 puntos que anotó la banca bostoniana sobre los 17 de los visitantes.


Mientras esperan continuar con esa versión encendida de Jayson Tatum, los Celtics descansarán hasta el día de navidad, cuando inicien la jornada festiva en el duelo que los enfrentará con los Toronto Raptors en la casa de los actuales campeones de la NBA.

 

Foto: Celtics.com