Los Celtics sufrieron del partido en el Chase Center contra los Golden State Warriors, su nivel fue muy flojo y tuvieron que luchar hasta los últimos minutos para quedarse con la victoria, pero con la jerarquía de Tatum y Walker más el acierto de Brown y Smart, Boston sumó su décima victoria al hilo derrotando a los de Steve Kerr por 105-100.

El primer cuarto fue paupérrimo para Boston, sin movimiento de balón ni defensa ante unos Warriors que guiados por D´Angelo Russell estaban encendidos y llegaron a tener ventaja de hasta quince puntos.

Pero todo fue volviendo a su lugar, el costado defensivo empezó a andar de nuevo y con los 17 puntos de Tatum y 18 puntos en contragolpe, los Celtics llegaron al descanso arriba por 54-53 en San Francisco.


En el tercer cuarto, si algo le faltaba a los locales, Russell tuvo que salir para no reingresar de nuevo al campo de juego con molestias en el pulgar de su mano izquierda.

Sin embargo, los Warriors fueron combativos y con muy poco, se metieron de lleno en el juego con segundas chances de Omari Spellman y el acierto de Alec Burks.

Sin embargo, en el clutch, Boston encontró a Tatum y a Kemba en su mejor nivel. Un robo brillante luego de un polémico salto entre dos de Jayson junto con el acierto desde afuera por parte de Walker fueron vitales para asegurar el juego y terminar ganando por 105-100, sumando así su décima victoria consecutiva en el mejor inicio del equipo desde aquella temporada del 2007-2008.


Walker terminó con 20 puntos, 14 de ellos en el último cuarto. Tatum anotó 24 con 8 rebotes y Brown sumó otros 23 a la causa de los dirigidos por Brad Stevens. El domingo, Boston regresa al ruedo cuando enfrente a los Sacramento Kings en el estado de California.


Foto:Celtics.com