Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
¡Compártenos! ¡Muchas gracias!

 

En el Wells Fargo Center de la linda ciudad de Philadelphia, los nietos Sixers de Brett Brown con su “recargada” escuadra recibía a los Boston Celtics luego de haber ganado a los Lakers por paliza en la tarde del domingo y con un equipo bostoniano que llegaba de dos duras derrotas contra ambos equipos de Los Ángeles. Sin embargo, los confiados de los Sixers terminaron pagando contra unos disminuidos verdes que no contaron con Kyrie Irving y perdieron por  112-109.

Boston tuvo el control a lo largo de gran parte del partido, controlando de buena forma a Ben Simmons y aprovechando una noche ineficaz de Tobias Harris. Un inicio de partido poético de Marcus Morris con ese fade-away que tanto rindió en el inicio de temporada y así mismo, la versión nefasta de Jayson Tatum lanzando tiros de media distancia marcado que tan poco le sirven a la ofensiva de los Boston Celtics. Sin embargo, el encuentro era controlado por Boston entrando a la segunda mitad.

La segunda parte, como suele ser patrón, los Celtics perdieron el norte y desde ahí empezaron a perder la ventaja con errores de desconcentración, Rozier desaparecido y Marcus Smart en una noche con una cantidad espantosa de triples fallados. Jayson Tatum empezó a atacar el aro y tanto Al Horford como Gordon Hayward se hicieron dueños del partido que, al final en una batalla de tiros libres terminaron ganando por 112-109 en condición de visitante.

Gordon Hayward anotó 26 puntos con 4 rebotes y 3 asistencias,Al Horford sumó 23 con 8 rebotes y 5 asistencias y Jayson Tatum anotó 20 con 10 tableros en una victoria que llega como bálsamo para los Celtics luego de un fin de semana complicado. Ahora, Boston prepara back-to-back contra los Pistons y luego entra a su parate por el All Star Game.

 

 

Foto: Celtics.com