Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on Facebook¡Compártenos! ¡Muchas gracias!

 

En el inicio de las eliminatorias de la Summer League de Las Vegas, los Boston Celtics enfrentaban a los Golden State Warriors. Para sorpresa de propios y extraños, el encuentro se solucionó muy rápido con una dominante presentación de los Celtics, aún cuando jugaron sin Jaylen Brown, Jayson Tatum y Abdel Nader, todos afuera por lesión. Ahora, el rival serán los Dallas Mavericks de Dennis Smith Jr en los cuartos de final.

El partido estuvo completamente dominado por los Celtics, que no extrañaron a sus tres mejores jugadores y salieron con todo desde el primer cuarto, en el que sacaron ventaja de 15 y dejaron a los Warriors en apenas cinco puntos. A partir de ahí, la ventaja solo iba a crecer a lo largo del partido. Los de McCarty, ejecutaron el plan de juego de manera correcta todo el encuentro y nunca le dieron chances al  rival de volver al partido. Finalmente, la victoria fue por 93-69 y avanzan a la siguiente ronda sin sobresaltos.

Jabari Bird y Demetrius Jackson dominaron el perimetro

Como en el partido anterior, Jabari Bird aprovechó la ausencia de Jaylen Brown y en esta ocasión, tuvo más posesiones para demostrar de lo que está hecho. Una pulida mecánica de tiro y agresividad constante al aro lo hicieron el máximo anotador del encuentro con 17 puntos en apenas 19 minutos disputados.


También, Demetrius Jackson fue el armador en largos pasajes del partido y terminó con 9 puntos, 4 asistencias y 3 rebotes, atacando el pick and roll, encontrando al compañero abierto y moviéndose constantemente hacía canasta en los mismos 19 minutos en cancha.

Ante Zizic y Semi Ojeleye intimidaron a Jordan Bell y compañía


Una de las grandes expectativas del partido era ver a Jordan Bell, el pick de segunda ronda por el que los Warriors pagaron más de dos millones de dolares, sin embargo, el pivot proveniente de la Universidad de Oregon terminó con apenas 4 puntos en la paliza que recibió su equipo. Ante Zizic y Semi Ojeleye se encargaron defensivamente de él a la perfección, sin darle espacio bajo la pintura y evitando que se convirtiera en factor desde la defensa.

El croata, además, sigue mostrando mejoría en su movilidad y sumó un nuevo doble-doble con 14 puntos y 10 rebotes tomando más protagonismo ofensivo ante la ausencia de la 7/11. Ojeleye, por su parte, aportó 9 puntos y 9 rebotes con su constante intensidad en ambos costados de la cancha. El resto del equipo tuvo un buen partido pero, teniendo en cuenta que muy probablemente no integren el roster de la próxima temporada, no considero necesario repasar sus números.

 

 

Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on Facebook¡Compártenos! ¡Muchas gracias!