Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
¡Compártenos! ¡Muchas gracias!

 

Rumores, traspasos, workouts que no se hacían y elecciones que suponían una declaración de intenciones. El Draft 2017 para los Boston Celtics fue realmente tranquilo, una vez que empezó, Danny Ainge y su equipo no tuvieron demasiado trabajo. Seleccionaron a Jayson Tatum con su pick número 3 y pidieron unos tacos para pasar el rato hasta la primera elección de segunda ronda.

Así, llegamos a la elección 37 y los Boston Celtics se estaban limpiando la salsa de las comisura de la boca, cuando se dan cuenta de que un jugador pronosticado por todos para la primera vuelta había llegado a su primera oportunidad de pescar algo en la segunda ronda. Sin pensarlo dos veces (si eso para escribir su nombre) escogieron a Semi Ojeleye.

 

Semi Ojeleye, alero de SMU

 

19 puntos 6.9 rebotes 1.5 asistencias 42.4 % T3

 

Vaya perlita se han llevado los Celtics en la segunda ronda, aunque viendo al jugador nigeriano sería mejor llamarlo canto rodado de 107 kilos y 201 cm.

Ojeleye es un portento físico, blindado en músculo y con un capacidad atlética por encima de la media. Un espécimen único, al que no le pasa factura su peso y que cuenta con velocidad lateral y explosividad.

En SMU lo utilizaron de cuatro abierto y es la posición en la que va a ganarse el pan en la NBA. Tiene una mecánica simple y efectiva, con rango de tres y en media distancia, además, su juego de pies es bueno y puede pasar de hundirte en la miseria por la fuerza, a realizarte un step back y meterte una canasta como si estuvieses jugando contra dos jugadores distintos.

Perfecto para jugar small-ball, Ojeleye es un jugador preparado para tener un impacto y un rol importante desde el minuto uno, y no me extrañaría que Brad Stevens cuente con él como herramienta multiusos, en el rol de Jonas Jerebko.

 

 

Kadeem Allen, base de Arizona

 

9.8 puntos 4 rebotes 3 asistencias 42.7% T3

 

Con el pick 53 de la segunda ronda los Boston Celtics han escogido a uno de los mejores defensores de la NCAA. Haciendo honor a su apellido, Kadeem Allen es duro, fuerte, físico y largo, y le encanta pegarse al mejor jugador rival para arruinarle la noche.

Encaja perfecto con Boston ¿verdad?

Parece que Danny no se podía ir del Draft sin escoger a un especialista defensivo, y se ha dado un capricho con este jugador, que si bien parece que puede tener futuro en la liga, puede que no llegue al equipo con más sitio del mundo.

 

 

Jabari Bird, escolta de California

 

14.1 puntos 4.7 rebotes 1 asistencia 37.8% T3

 

Y cómo no, con la última elección que tenían en el saco de la segunda ronda, un pick 56, los Celtics han escogido ese escolta que no podía faltar. Que nadie piense que ha sido por el nombre.

Bird, haciendo también honor a su apellido, tiene una buena mecánica de tiro y vive de situaciones de catch and shoot y de tiro tras bote, en las que se desenvuelve correctamente.

Es bastante limitado físicamente pese a sus 1.98, y deja mucho que desear como creador de tiros y en jugadas de bloqueo y continuación.

Un intento más por parte de la directiva de encontrar ese tirador que tanta falta hace.

 

 

Los Celtics no se han movido mal en la segunda ronda de este Draft, consiguiendo con la mejor de sus elecciones un muy buen activo, e intentando acertar con dos jugadores de rol que seguramente pasen más tiempo en Maine que en Boston.

 

 

Fuente: Foto JPatCarter