Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
¡Compártenos! ¡Muchas gracias!

 

A principios de año ya hablamos en el DespachoCeltics de la curiosa comunidad que se ha formado alrededor del equipo en la red social twitter y cómo esta, a diferencia del resto de bases de aficionados, ha terminado hasta realizando una labor hasta ahora exclusiva de periodistas y jugadores: la de poner apodos a estos últimos. El ejemplo más reciente es el del rookie de los Boston Celtics, Robert Williams III que ha sido bautizado por el fundador de esta comunidad, Ryan Hebert, como Time Lord. O Robertwilliams the timelord, en el peculiar lenguaje de esta suerte de secta.

 

Tal ha sido el éxito de este nombre, que hasta el propio jugador y el mismísimo Danny Ainge han sido preguntados al respecto; con opiniones dispares. Mientras que Danny Ainge se ha mostrado rotundamente en contra del mismo (“creo que lo podemos hacer mejor“) y propuso algo propio del mormón que lleva dentro pero decepcionante para el jugador que fue (“Lob Williams”), el jugador declaró que al principió ni lo entendió ni le gustó pero que a día de hoy lo acepta y le gusta.

Lo que sí quedó patente en ambos casos es que ninguno de ellos entendió el por qué de su nombre, y estoy seguro de que el día que se lo expliquen lo van a acoger con los brazos abiertos.

(El redactor se toma un respiro ante la emoción de, por primera vez, poder hablar de manera justificada sobre Doctor Who en una página de baloncesto)

 

Robert Williams es un Time Lord y la prensa una panda de Daleks

Como no podía ser de otra manera, en esta santa casa tenemos una fuerte amistad con los principales integrantes de la facción anglosajona de Weird Celtics Twitter, así que decidimos pedir a Ryan Hebert (aka @HebertOfRiffs ) que nos explicase el por qué de este apodo.

Ryan había alabado en el pasado las virtudes como jugador de Robert Williams, dado que sus puntos fuertes – atleticismo, capacidad para el rebote y protección del aro – son las principales carencias del equipo desde el traspaso de Kendrick Perkins; pero lo que realmente desencadenó todo fue la desaparición del rookie las 24 horas siguientes a ser elegido por los Boston Celtics y su posterior retraso en un entrenamiento. O mejor dicho, la absurda sobrerreacción por parte de la prensa a esto:

“Empezamos a bromear sobre que él no llegaba tarde, sino que estaba operando en una línea temporal diferente a la que nosotros nos encontramos, como lo demuestra el hecho de que yo sabía que iba a jugar en los Boston Celtics dos años antes de hacerlo. El objetivo es meternos con esa gente que se tomaba a sí misma muy en serio y se enfada mucho con nosotros por pensar que eran demasiado estirados. Así que desde allí se convirtió en un TIMELORD, como los personajes de Doctor Who cuyos viajes en el tiempo rellenan terribles agujeros en las tramas de un guión de mala calidad.

En este punto paramos media hora la conversación porque tenía muchas ganas de arrancarle la cabeza. Doctor Who es una de las mejores series de televisión que se han emitido jamás (ha estado en antena casi de 40 temporadas), un icono de la ciencia ficción blanda y parte del acervo cultural inglés para los restos; e hizo felices a muchos adolescentes que no encontraban la puta gracia a Los Serrano o cualquier serie que no se emita en la BBC o Channel 4.

“Básicamente, Timelord se debe a esa predicción de querer draftearlo ya en 2017, y también de defenderlo de personas estiradas que actuaban de una manera súper seria como si nunca hubieran llegado tarde a trabajar en sus vidas. Weird Celtics Twitter es un lugar extraño, pero realmente amamos a los personajes, las personalidades y la gente del equipo, y pasamos tanto tiempo en internet que tenemos que hacer cosas absurdas para mostrar a las personas lo estúpido que es decir, de un mega-atleta con un timming propio de un ermitaño, su capacidad para taponar y el pase, que es un fracaso porque perdió un vuelo. Todos amamos a Robert y lo apoyamos como profesional y como persona, y esta es nuestra extraña forma de hacerlo”.

Una vez más, aconsejo seguir a todas estas cuentas que no solo hacen que los partidos sean más divertidos sino que convierten el día a día de los Boston Celtics en un divertido vodevil. En este punto de la trama están explicando las buenas actuaciones de Robert Williams diciendo que en los pocos minutos que juega está empleando tiempo de su prime para agradar a Brad Stevens y ayudar al equipo. Por eso mismo, cuando en el futuro le veamos jugar un mal partido de vez en cuando, será porque está devolviendo estos minutos como rookie. ¿Han visto? Una trama sin fallos.

Como los guiones de Doctor Who.

 

Foto: propiedad de Sportaholic