Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
¡Compártenos! ¡Muchas gracias!

 

Adam Silver es un hombre de palabra. Desde que cogió los mandos de la mejor liga de baloncesto del mundo, de su boca siempre han ido saliendo palabras en contra del tanking. Tanquear, sacar los tanques, montarte en el tanque, proceso, reconstrucción… muchos nombres para la táctica deportiva que menos respeta el deporte, querer perder.


No nos engañemos, estoy completamente a favor de tanquear. No todas las franquicias pueden reconstruir sus equipos en un verano a base de talonario, o gracias a los actos de un hombre que fue General Manager de Sixers y Nets, al que los aficionados de los Celtics le estaremos siempre agradecidos (un minuto de silencio por los “Brokston Neltics”). Perder es parte de la vida de casi todas las franquicias, y el ciclo natural de la NBA te compensa con suculentos picks del Draft para que puedas renacer de tus cenizas, siempre que no vivas en New York.

Pero una cosa es aprovechar el propio flujo que te ofrece el sistema, y otro es querer secarlo hasta que no quede nada. La reforma de la lotería del Draft tiene un solo y único culpable, ese equipo que parece que no necesita abrazarse más a las bolas de ping pong, los Philadelphia 76ers.

Una lotería del Draft anti-procesos

 

La reforma es sencilla, y entrará en vigor en el año 2019, pero ni mucho menos va a terminar con el tanking. ¿En qué consiste?, en que ser el más malo de todos no compense.

Adam Silver ha introducido unos cambios que tienen como único objetivo evitar nuevos “Procesos” en la NBA. Es cierto que los Sixers se han visto acompañados de los mismos amigos durante varios años (Lakers, Suns y Magic), pero ninguno ha llegado tan al límite como los de “la ciudad del amor fraternal”.

 

El proceso de los Sixers y el Draft

Hinkie consiguió su objetivo.

 

En 2019, los peores equipos de la NBA verán recompensadas sus negativas campañas con los siguientes premios:

 

1º: 14% de opciones de conseguir el pick nº 1 (antes 25%)

2º: 14% de opciones de conseguir el pick nº 1 (antes 19,9%)

3º: 14% de opciones de conseguir el pick nº 1 (antes 15,6%)

4º: 12,5% de opciones de conseguir el pick nº 1 (11,9%)

 

Una reducción en las opciones que tienen los últimos de la tabla de conseguir la ansiada primera elección, acompañada, lógicamente, de un aumento en las posibilidades de que los equipos de media y baja lotería consigan subir hasta el podio… pero un segundo, ¿he escrito podio?, los podios suelen tener tres escalones ¿no?. La NBA, pionera en muchas cosas, ha decidido volver a innovar y ha inventando y registrado los podios de 4 escalones, reforma que tiene una importancia enorme en la práctica.

Como muchos ya sabréis, en la actual lotería del Draft, participan 14 equipos pero solo se sortean tres elecciones. Cada equipo tiene un número de combinaciones, pero la NBA solo sortea las tres primeras, el resto se ordena según su récord. Es decir, el equipo con más opciones de llevarse el pick 1, solo podía caer hasta el pick 4, ya que en el peor de los escenarios, que tres equipos fuera del top 3 se hiciesen con los tres primeros picks, el resto se ordena según los récords y él, era el primero de la lista.

Con este aumento de elecciones sorteadas, el equipo con más opciones de hacerse con el pick 1 puede caer hasta la quinta posición, ya que los equipos fuera de ese top 4, tienen hasta 4 posibilidades de subir su posición en el Draft.

¿Termina esto con el tanking?

 

No, absolutamente no, y por culpa de equipos como los Sixers se tiene un concepto muy malo del tanking. Como dije antes, tanquear me parece una táctica muy correcta, es parte del ciclo de la NBA. Los equipos crecen, ganan, se hacen viejos y pierden, consiguen buenos picks y vuelven a crecer. Los Sixers han sacado de contexto el ciclo de la NBA, han mancillado el sistema, llevando al límite esta táctica durante un largo periodo de tiempo, y haciendo daño a la imagen, y sobre todo a los ingresos, de la asociación.

 

Fans de los Sixers luchando por el Draft

Los fans de los Sixers terminaron por apoyar el proceso… no les quedaba otra.

 

Esta reforma no termina con el tanking, con el tanking normal. Estos cambios vienen a acabar con equipos como los Sixers, que puede que hayan logrado su objetivo, pero a costa de muchos años de penurias bien calculadas (un aplauso para el genio de Hinkie).

Los equipos van a seguir perdiendo “apropósito“. Es el ciclo de la NBA. Con esta reforma de la lotería del Draft, el único cambio que veremos es que nadie tiene la necesidad de pelear tan descaradamente por ser el peor equipo de la NBA, ya no compensa.

Los Boston Celtics sonríen

 

Danny Ainge, al llegar a la reunión en la que se votaba la reforma, respondió al buenos días de Adam Silver con un “ya estás tardando en poner esto en marcha“.

Los Boston Celtics, un equipo con aspiraciones de ganar campeonatos en los años venideros, han vaciado las tiendas de puros de Massachusetts para celebrar estos cambios. Con dos buenos picks en la nevera, los verdes se pueden encontrar con elecciones altas del Draft sin necesidad de perder de vista el anillo, y sin los Nets de por medio.

 

El pick de Lakers

 

Los Boston Celtics solo podrán disfrutar del pick de su mayor enemigo si esta elección termina entre los picks 2 y 5. Los Lakers van a mejorar este año, y es muy probable que este pick se convierta en uno de 2019. De llegar a este caso, los Celtics obtendrían el mejor de los picks de entre la primera ronda de los Sixers, y la primera ronda de los Kings (ambos protegidos en el pick 1).

Augurando una considerable mejora para ambos equipos de aquí a dos años, la nueva lotería beneficiaría a unos Celtics que se podrían encontrar con un pick de rango 8-14, con buenas posibilidades de subir en la escalera hacia el pick 1.

 

El pick de Memphis

 

Danny Ainge puede tener otro tesoro bien guardado en ese caldero escondido en su arcoiris. Por el traspaso de Jeff Green, los Boston Celtics podrían obtener un pick alto de lotería en unos 4 años.

Esta selección está plagada de protecciones:

2019: protegida 1-14

2020: protegida 1-6

2021: sin protecciones

Vamos a 2019, Marc Gasol (34 años) y Mike Conley (31 años), van a tener difícil llegar a Playoffs. Es realista pensar que los de Memphis no se meterán en el torneo final, convirtiendo ese pick en uno de 2020. Viendo que su equipo está en declive, no sería de extrañar que el equipo siga cayendo, pudiendo los Celtics obtener un buen pick ese año (gracias a la reforma de la lotería) o uno aun mejor en 2021, cuando ya no hay protecciones de ningún tipo.

 


En definitiva, una reforma que no termina con el injustamente odiado tanking, pero que puede poner fin a procesos que dañan el imagen de una liga cada vez más preocupada por igualar las cosas. Normas que evitarán que muchos peces gordos de los despachos planeen estrategias basadas en perder, pero que no ha evitado que el verdadero tiburón siga viendo como sus presas sigan cayendo.