Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
¡Compártenos! ¡Muchas gracias!

 

Con más de un mes para que empiece la temporada regular de la NBA, desde El Despacho seguimos analizando la plantilla de los Celtics para una esperanzadora temporada y hoy corresponde una de las piezas más atractivas que tiene el roster: Jayson Tatum.

 

Un año de novato inmejorable en un contexto ideal

Hace poco más de un año, cuando los Celtics eligieron a Jayson Tatum en el draft, todos sabíamos que a la larga podía ser un anotador puro y que había poco riesgo de que fuera un fracaso. Lo que pocos se animaron a anticipar era que su temporada de novato iba a ser una completa locura, dando un paso al frente en la postemporada y llevando al cielo el techo que puede alcanzar.

Ante la lesión de Gordon Hayward, Tatum vio cómo se le abrió un lugar en el quinteto titular y a partir de ahí, con el talento de Kyrie Irving para atraer marcas y la sabiduría de Al Horford para repartir la pelota, el novato encontró tiros abiertos una y otra vez, que acabaron con el primer mito erróneo con el que llegaba a la liga, su tiro exterior.

Con un contexto mesurado y ganador, JT encontró el lugar perfecto (junto a un socio ideal como Jaylen Brown) que le permitieron demostrar lo mejor de su baloncesto a lo largo de todo el año. Con un juego en el poste de antaño y con capacidad de crearse su propio tiro, la postemporada demostró que Tatum estaba lejos de ser el futuro del equipo, porque su presente hablaba por peso propio.

Estadísticas tradicionales:

Puntos Rebotes Asistencias Robos %TC %3PTS
13.9 5.0 1.6 1.0 47.5% 43.4%

Estadísticas avanzadas:

Off Rating Def Rating Ast ratio True shooting USG% GP
107 100.3 8.1 58.6% 19.6 80

 

Salvo un leve pasaje en el que bajó su nivel, Tatum apenas y experimentó el “Rookie Wall“, su aporte en la postemporada, sellada con la imponente clavada por encima de LeBron James fue la culminación del nacimiento de una gran esperanza verde. Su amor por el juego y capacidad para entenderlo le ponen pocos peros al nivel que puede alcanzar y sin duda alguna, Brad Stevens se encargará de sacar una mejor versión en el año que viene.

¿Qué esperar de Tatum para la próxima temporada?

Desde que terminó la temporada, Tatum ha estado entrenado con el reconocido entrenador Drew Hanlen y se ha enfrentado a varios jugadores del más alto calibre de la liga, su evolución en ataque tiene que estar dirigida a su capacidad de crear ofensiva para otros, porque su creación de tiros se ha ido perfeccionando de manera natural a medida que avanza el tiempo.

Como ha explicado en declaraciones recientes, se encargó de aumentar su fuerza pero no su masa muscular para no perder velocidad en sus movimientos, como presumiblemente podría suceder con Giannis Antetokounmpo y su exagerado crecimiento corporal. A nivel defensivo, Tatum demostró ser mejor de lo que se esperaba y va a ser fundamental que sea capaz de intercambiar marcas en un quinteto que parece que será más flexible que cualquiera que haya tenido Stevens hasta el momento.

Su capacidad ofensiva e inteligencia a la hora de ejecutar, lo han convertido en un jugador hecho a la medida de estos Celtics. La forma en que, como conjunto, se adapten a las nuevas rotaciones ante la incorporación de Gordon Hayward va a ser fundamental para lo que pueda dar al finalizar la campaña y en definitiva, la progresión en su segundo año no debe estar ligada únicamente al apartado estadístico sino a su contribución en los momentos clave que traiga la nueva temporada de los Boston Celtics 2018-2019.