Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
¡Compártenos! ¡Muchas gracias!

Continuando con la evaluación de los jugadores de la actual plantilla de los Celtics, seguimos hablando de los homrbres de la banca. Han pasado los bases Terry Rozier y Marcus Smart, y ahora es el turno de quien ha sido un factor fundamental en los últimos Playoffs: el enigmático Marcus Morris.


La temporada de Marcus Morris

El menor de los mellizos tuvo una temporada que podría describirse como “de más a menos”. Habiendo llegado de Detroit en aquel trade por Avery Bradley, sus inicios presentaban pura incertidumbre por aquella demanda que ambos hermanos tenían. Y quizás esas dudas se incrementaron aún más cuando pisó por primera vez el parquet del TD Garden. El motivo es que Marcus Morris jugaba muy diferente a lo que estábamos acostumbrados.

El estilo individual del “Evil Twin” parecía no encajar con la búsqueda de Brad Stevens, pero la realidad es que conforme fue avanzando la campaña, el ex universidad de Kansas fue adaptándose y consiguiendo actuaciones cada vez más productivas. Su mejor momento claramente vino en los Playoffs, allí, en base a buenas gestas defensivas y a la capacidad de crearse su propio tiro cuando el rival cerraba los caminos, el número 13 logró destacarse y ayudar a un equipo diezmado por las lesiones.

Estadísticas tradicionales:

Puntos

Asistencias Reb EFC % 3 PTS Robos
13.6 1.3 5.4 42.9% 36.8%

0.6

Estadísticas avanzadas:

Off Rating

Def Rating Ast ratio True shooting USG% GP

104.7

104.8 8.8 54.1% 22.7%

54

 

De haber disputado la mayoría de los partidos (apenas jugó 54, 21 de ellos como titular) podría haber sido candidato a sexto hombre sin lugar a dudas. Es un jugador con muchas condiciones, y que ha demostrado saber adaptarse (al menos lo ha intentado) a un estilo de juego diferente al que le sienta más cómodo.

 

¿Qué esperar para la próxima campaña?

 

Como dije varias veces con anterioridad, la situación actual salarial de los Celtics sugiere que Marcus Morris no terminará la campaña con el equipo. Al estar por encima del umbral del impuesto al lujo por uno par de millones, el camino más corto sería conseguir un equipo que se interese en los servicios del alero. Posee un contrato muy por debajo de su nivel de producción (5.3 millones es una ganga para la cantidad de cosas que aporta en el parquet).

Veo un inicio de temporada en la que gozará de minutos, en los ya clásicos meses de prueba de Stevens. A la vez, esto le dará tiempo a Danny Ainge para ver cómo será la situación de varios equipos contender de la liga, que busquen un upgrade en la posición de 3/4. Ese es el nicho al que debe apuntar el General Manager de los Celtics. En un mundo ideal, conseguir una primera ronda tardía por Marcus Morris (muy difícil que suceda), sería estupendo.

Deportivamente hablando, no soy fanático de la idea de desprenderse de un jugador como él. Es productivo, tiene el temple necesario para jugar partidos difíciles, y cuenta con habilidades muy necesarias para ciertos momentos. Es una póliza de seguro en caso de cualquier amenaza de lesión, y no teme ensuciarse las manos si el partido así lo requiere. Como me gusta decirle, es un perro que no solo ladra, sino que también muerde. Dejo para el final el cierre con aquel tiro ganador contra Oklahoma en el Garden, Quizás el mejor momento individual de la temporada del enigmático y productivo Marcus Morris.

 

Foto: https://www.celticsblog.com