Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
¡Compártenos! ¡Muchas gracias!

 

Primera entrega de este clásico de Despacho Celtics, que nos lleva a un análisis pormenorizado de los rookies. En este puntapié inicial, nos dedicaremos en profundidad al pívot croata Ante Zizic.

No han sido fáciles los primeros minutos del ex del Cibona en tierras americanas. Su año sin descanso, la adaptación a un nuevo sistema, y a un estilo de juego completamente diferente, dejaron una sensación amarga para todos aquellos que tenían esperanzas en él.

Pero tranquilos, hay luz al final del túnel, y lo que parecía ser una pesadilla, poco a poco se fue transformando hasta dejar una imagen mucho más acorde con todo el hype que traía desde el viejo continente.

Desdoblaremos este análisis en las dos competencias que han realizado los Boston Celtics este verano: Utah y Las Vegas.


 

Ante Zizic en Salt Lake City

 

Primera parada del básquet estival en la convulsionada capital del estado mormón, donde la palabra Boston Celtics está prohibida desde el 4 de Julio (partida de Gordon Hayward a Massachusetts) y donde Danny Ainge tiene más amenazas de muerte que en Arizona.

El equipo dirigido por Jerome Allen tuvo enfrentamientos contra: Sixers, Spurs y Jazz. Ante Zizic disputó los tres encuentros promediando: 8 pts, 6 reb, en 22 minutos de juego.

 

Puntos a mejorar

 

No fueron días gratificantes para el ex del Darussafaka Dogus, al que se lo vio completamente falto de ritmo (hasta torpe por momentos) perdido en el sistema y siendo superado físicamente por sus rivales en velocidad.

La falta de explosividad era uno de los puntos a tener en cuenta, y ya lo habíamos marcado en nuestro scouting anterior. En estos encuentros se lo observó ahogado por el ritmo, y tratando de recuperar el aliento en varias oportunidades ante el ida y vuelta vertiginoso que se estaba plasmando en pista.

El retroceso al sector defensivo fue muy malo, no logrando llegar nunca a la par de su marcador, que explotaba esta deficiencia en varias oportunidades.

Otro de los factores que habíamos marcado que iba a tener que trabajar es el del dominio del balón en el perímetro. No es un jugador que destaque por el virtuosismo, pero teniendo en cuenta que los sistemas de ataque de Brad Stevens arrancan con el pivot en el backcourt, iba a tener que exponerse a situaciones en las que pasar la pelota y el picar, son frecuentes.

Los resultados no fueron para nada halagüeños. Perdió varias pelotas por realizar malos pases o exponer su drible ante su marcador, facilitando de esta manera puntos fáciles en transición.

Las sensaciones que transmitía eran de llegar tarde a todas las situaciones de ayuda, en su mayoría, por falta de explosividad y reacción, no porque no supiese lo que tenía que hacer (lo que es un pequeño aliciente).

El cambio de un sistema mucho más estático, en donde se pueden conservar posiciones dentro de la zona pintada (en FIBA no se pena la permanencia en la pintura en situaciones defensivas) a uno en que hay que estar entrando y saliendo continuamente, le llevó a cometer varios errores y sobre todo a llegar tarde a la posición.

El tiempo de adaptación a reglas nuevas y a un estilo de juego completamente diferente le va a llevar un tiempo. Más allá de no tener las condiciones físicas ideales para este tipo de básquet, puede suplir falencias con otros recursos.

Se pudo observar una mejora sustancial con respecto a estas falencias en los partidos finales, por lo que es un punto a tener en cuenta para el tipo de rol que cumplirá en el futuro. Podrá mejorar y no ser tan permeable, pero la falta de explosividad siempre estará latente.

 

 

Fortalezas en Salt Lake City

 

No todo fueron malas noticias en Utah. El croata mostró algo de sus virtudes, sobre todo en los tableros, y en alguna situación de ataque en la que se lo pudo involucrar cerca del aro o que el mismo jugador se ganó a fuerza de su mayor cualidad: el empeño.

Ante Zizic es un jugador de recursos limitados, pero lo que sabe hacer, lo hace muy bien. Cierra muy bien el rebote defensivo, tiene un excelente timing para el ofensivo, pone buenos bloqueos y cuando esta lanzado en velocidad, es muy difícil de detener.

El pick and roll es el pan de cada día del #54, y allí se mueve muy bien tanto en posiciones altas como en medias. Si logra recibir con el envión de la “caída”, se vuelve complicado de frenar, ya que ataca el aro con decisión y fuerza.

Su juego de piernas en el poste deja bastante que desear y es algo en lo que tiene que trabajar, pero los pocos movimientos con los que cuenta son bastantes efectivos, sobre todo con su gancho, tanto de mano derecha como izquierda.

Lo más destacable del pivot es su timing para los rebotes. No es un portento físico, (aunque ha crecido un par de centímetros en el último año) todo se lo debe a su instinto, posicionamiento y actitud.

El box out lo practica en todas y cada una de las situaciones (para la alegría de todo el pueblo verde) además de esto, es muy inteligente para leer los rebotes en ataque y saber cuándo atacar el tablero, o simplemente posicionarse en la situación correcta.

Los Boston Celtics son de los peores equipos en el apartado rebotero, por lo que agregar a un jugador de este estilo es un bálsamo para evitar sobresfuerzos defensivos, y así ganar segundas oportunidades en ataque.

Brad Stevens al ser consultado por su rendimiento en Salt Lake City dijo no estar preocupado, ya que le iba a llevar un tiempo adaptarse al ritmo y al nuevo esquema. Además, el entrenador hizo mea culpa acotando que no lo habían involucrado correctamente en el circuito ofensivo.

 

 

Ante Zizic en Las Vegas

 

Parece que las palabras del entrenador sirvieron de motivación para el jugador, ya que su rendimiento empezó a cambiar a partir del segundo partido en el desierto.

Con la conducción de Walter McCarty, los Boston Celtics marcharon como una arrolladora, hasta que las lesiones mermaron el plantel dejándolo completamente sin jugadores de primera ronda, y solo aupado a lo que pudieran hacer Bird y Ojeleye.

Ante Zizic tuvo un comienzo para nada alentador en el clásico frente a los Lakers, siendo superado una y otra vez por su compatriota Zubac. Tanto en transición como en estacionado, el céltico se vio impotente ante los recursos del angelino.

En el segundo encuentro de la competencia las cosas empezarían a marchar mejor para el pivot. Frente a una parada difícil (el duo Collins/Swanigan) Zizic, poco a poco, empezó a involucrarse en ataque y, sobre todo, a sobresalir en el costado defensivo, barriendo los tableros y protegiendo el aro.

 

 

Sus siguientes partidos (Sixers y Warriors) fueron una confirmación de que el jugador se empezaba a sentir mas cómodo en el sistema, y mucho más integrado en el circuito ofensivo del equipo. Una lesión dejaría a Ante Zizic fuera del último duelo frente a Dallas, pero con motivos para estar esperanzados para el futuro.

 

 

Oportunidades de mejora

 

El croata mostró una gran mejora con respecto a su participación en Utah, salvo en su primer encuentro en donde fue superado en todo momento.

 

Algunas cosas que marcar en el debe y que son las que va a tener que trabajar

 

Su juego de pies es limitado, por lo que tendrá que implementar mucho trabajo en él para poder sacar ventajas en el poste. Por  físico no va a ganar muchos duelos, teniendo en cuenta los pívots que hay en la liga y para eso, los recurso de amague y definición, son fundamentales.

Necesita realizar muchísimo trabajo en su tren inferior para ganar en explosividad, Bryan Doo en su entrevista con el Boston Herald decía esto:

“Ante es uno de los más duros trabajadores que he conocido”. ”Creo que tiene una gran ética de trabajo, así que no tendrá ningún problema para mejorar”.

El ex preparador físico de la franquicia agregaba que se va a realizar un trabajo para mejorar su velocidad y reacción, y que él cree que no va a tener problemas para lograrlo.

Otro de los puntos que tiene que trabajar es en el pase. Es un jugador muy inteligente, pero tiene que mejorar este recurso, ya que muchas veces delata los movimientos antes de hacerlos, lo que lo expone a que le roben el balón cortándole línea de pase.

El drible es otro de los puntos en los que tiene que hacer hincapié, sobre todo en un esquema como el de Brad Stevens donde el pívot pasa mucho tiempo fuera de la zona pintada para abrir camino a los perimetrales, mientras estos están realizando su juego off ball y en salida de cortinas.

Por último, y no menos importante, teniendo en cuenta que es un jugador que va mucho a la línea de tiros libres, debe incrementar sus porcentajes y pulir su tiro de cinco metros, para ser una amenaza y cumplir con la función de descongestionar la zona cercana al aro.

Aquí va una muestra de algunas situaciones en Las Vegas donde se ven los puntos anteriormente tratados.

 

 

Fortalezas en las Vegas

 

El partido vs Blazers, como vimos en los vídeos más arriba, fue un punto de inflexión, sobre todo en su timing para llegar a las ayudas defensivas (se lo vio mucho mejor dentro del sistema) y pudiendo cerrar en posiciones alejadas de la pintura y ante perimetrales.

En ataque estuvo más involucrado, sobre todo con el pick and roll, siendo alimentado más en las caídas y tomando decisiones por su cuenta cuando no había bloqueos en el poste alto.

Consiguió muchos puntos cargando el rebote ofensivo, y ganándose viajes a la línea casi continuamente.

Incrementó sus números a 9.3 pts, 8.5 reb, 2 tapas y 1.3 ast,  logrando doble/doble consecutivos en los últimos tres partidos y en menos tiempo en cancha.

Ante Zizic ha mostrado destellos de cosas que puede mejorar en un futuro, sobre todo en el pase desde el poste, donde le hemos visto buenas lecturas para encontrar hombres abiertos del lado débil cuando lo iban a doblar.

Donde ha destacado fue en los tableros, tomando gran cantidad de rebotes en un tiempo bastante reducido de juego. Su inserción en el equipo principal creo que tendrá que ver con esta modalidad. Pocos minutos y ante situaciones determinadas de juego en el que se necesite rebote y hustle.

Sorprendió la gran cantidad de tapas conseguidas en el torneo de Las Vegas, ya que no destaca por ser un rim protector tradicional. El hecho de mejorar en los desplazamientos y en las coberturas lo ha nutrido en esta faceta.

Su última presentación ante los Warriors de Jordan Bell ha sido su mejor partido, llegando a los 14 pts. 10 reb. 2 ast. y 3 tapas en apenas 17 mins de juego.

 

 

Conclusión

Ante Zizic es un perfil de jugador que los Celtics no tenían hasta el momento, puede aportar su granito de arena en momentos específicos de partidos y ante rivales que posean a centers tradicionales. Si tomamos en cuenta la conformación de la plantilla hasta el momento, estará dividiendo minutos con Aron Baynes. Veremos hasta que punto puede adaptarse al pace de la NBA actual, pero para esto, tendrá que trabar muchísimo en su explosividad y reacción.

La buena noticia es que es un jugador que, según los dichos de su anterior entrenador David Blat, es un obseso del trabajo. Su corta edad (20 años) le dan un plus de margen para la mejora, aunque como vengo diciendo hace un tiempo, la cuestión física de velocidad y reacción limitarán su funcionalidad a requerimientos particulares, por lo menos en este primer año.

 

Fuentes:

NBA Summer League Stats

Boston Herald

Imagen: Álvaro Méndez