Los Boston Celtics tuvieron momentos de muy buen baloncesto, moviendo la pelota y encontrando al mejor Kemba Walker, pero los Philadelphia 76ers se aprovecharon de una mala segunda mitad, junto a la pésima ejecución en el clutch, para terminar llevándose la victoria por 115-109, siendo la primer derrota que sufren los Celtics en condición de local en la temporada.

En el regreso de Al Horford, que finalmente no jugó en el TD Garden, los Celtics iniciaron el partido moviendo la pelota, atacando el aro y, a pesar de que sufrían por la buena ejecución de Embiid cuando lo doble marcaban, estaban al frente a lo largo de toda la primera mitad.


Walker estaba con la mano caliente y anotó 21 puntos en la parte inicial mientras que en la otra vereda, Embiid ya llevaba 16 puntos con 4 rebotes.

Las cosas empezaron a salir mal en el segundo cuarto, cuando Boston dejó de ejecutar y no encontró nunca a los Jays. Tatum finalizó con 15 puntos en 18 lanzamientos y Brown con apenas 8 tantos en sus cuarenta minutos en cancha. Sin ellos, Walker no tuvo el apoyo que necesitaba cuando se le enfrió la mano (8 pts en el segundo tiempo) y los Sixers tomaron el control del partido.

Aún así, las cosas estaban en juego en los últimos segundo con los Celtics abajo por tres y la pelota, pero un agarrón al brazo de Brown sin sancionar, terminó por sentenciar la derrota para los Celtics en casa.


Joel Embiid anotó 38 puntos, 13 rebotes, 6 asistencias y un tapón brutal ante Daniel Theis, siendo la figura absoluta de Philadelphia mientras que en Boston, Kemba Walker terminó con 29 puntos.


El próximo partido de los Celtics será hasta el próximo miércoles, cuando visiten a los Dallas Mavericks de Luka Doncic y Kristaps Porzingis.

 

Foto:Celtics.com