Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
¡Compártenos! ¡Muchas gracias!

 

Twitter Celtics, el rincón más oscuro de la NBA

 

Como no podía ser de otra manera, todo empezó con LeBron James e Isaiah Thomas. Pero no este año, sino en 2015. En la primera ronda de los Playoffs, los Boston Celtics estaban a punto de ser eliminados de manera contundente y sin paliativos por los Cleveland Cavaliers. A falta de 40 segundos para el final del partido, Isaiah Thomas interrumpe de manera ilegal un pase de LeBron James y al sentirse agraviado (la falta de costumbre, supongo) empieza a llorar como si se tratase de Pau Gasol penetrando a canasta. Es entonces cuando el aún enano de los Boston Celtics mira a LeBron James con una cara que mezclaba picardía por lo que acababa de hacer y sorpresa ante el ridículo que estaba haciendo el mejor jugador del mundo. La imagen, recogida por @HebertoRiffs caló entre los aficionados de los Boston Celtics.

 

Si ese fue el momento fundacional y el salto a la fama de Heberto, la gestación comenzaría con la reconstrucción de 2013. Con un equipo sin demasiadas estrellas de las que colgarse y una actividad muy pobre por parte del equipo en lo que a social media se refiere, el twitter formado por los aficionados de los Boston Celtics fue cayendo en una espiral sin fin hacia lo que es ahora.

En el Despacho hemos hablado con “Lifelong Pelicans Fan Man 69☭” y “Handsome Jake”, dos de las cuentas más destacadas de este movimiento y las que prácticamente lo iniciaron en EEUU (donde es conocido como Weird Twitter Celtics) para que nos diesen su opinión sobre el mismo:

Nunca pensé que se podría disfrutar tanto siguiendo un equipo que no era siquiera aspirante a los Playoffs, pero los aficionados estábamos un poco dejados de la mano de dios por la franquicia en las redes sociales y nosotros solo tratábamos de pasárnoslo lo mejor posible”

 

“Es un sentimiento extraño, especialmente para alguien de mie edad que creció en una ciudad como Boston, donde necesitas ganar un título todos los años o eres un paquete. Nunca he sentido eso durante estos años de reconstrucción y ha sido un sentimiento refrescante

 

La idiosincrasia propia de la comunidad

Caseros, pasionales, con tendencia a sobrevalorar a los jugadores propios y odiar a cualquiera que meta más de 15 puntos en el TD Garden, los aficionados de los Boston Celtics también tienen una manera distinta de hacer memes dentro del mundo NBA: meten comentarios políticos sin venir a cuento, generalmente de ideología filo-comunista y socialista (algo no tan raro en España pero único en EEUU) ponen apodos cada vez más absurdos e idolatran al jugador más inverosímil de la plantilla. Si ahora Gerschon Dabusele es el rey de estos aficionados, el trono ha sido ostentado en el pasado por Terry Rozier, Marcus Smart, Evan Turner y Gerald Wallace. Es tanto el calado de este tipo de comentarios imposibles cada día en Twitter que hasta analistas como Tim Cato se han llegado a preguntar si ha sido la propia red social quien convirtió a Terry Rozier en un buen jugador.

El meme como vínculo conductor de varios fenómenos locales

Lo más curioso es que no es solo un fenómeno americano, sino que paseándote por las cuentas de los Boston Celtics en otros idiomas podrás encontrar un patrón parecido, salvo en el caso italiano – de edad más provecta y comentarios bastante más arrogantes para con el resto de equipos. Las cuentas de los Orgullosos Verdes en Brasil y México son un auténtico must. Pero tampoco es algo ajeno a este nuestro país.

Si en EEUU todo empezó con aquella imagen de Isaiah Thomas, es justo reconocer que en España todo empezó con los montajes de Aina en Paint. Sus creaciones incluyen desde memes a la creación de un club de haters de Marcus Morris. Al igual que en el caso americano, y siguiendo la teoría de transmisión de los memes elaborada por Richard Dawkins, la creación de un bagaje común a partir del cual desarrollar una mitología propia dentro de la comunidad funciona por la fecundidad de las ideas, así como por su longevidad y la fidelidad a la hora de replicarlas.

Un apodo o una base para un meme puede surgir tanto de una declaración casual de un miembro del cuerpo técnico (Gerschon “Oso bailarín” Yabusele) como de una frase cualquiera en un podcast (Terry “el Tren” Rozier) y quedarse en el inconsciente colectivo de los aficionados para que estos lo utilicen durante años.

Por último, como en cualquier dinámica de creación de grupos sociales, la manera más efectiva de crear un sentimiento de unidad es mediante la oposición al contrario. Así, dentro del movimiento de Celtics twitter en EEUU, la rivalidad con los aficionados de Philadelphia – seguramente la segunda comunidad más activa en redes sociales en EEUU; y también una de las más extrañas en lo que a su lenguaje interno se refiere – ha jugado un papel importantísimo y equivalente al caso español con las guerras en twitter con cierto sector de aficionados a Los Ángeles Lakers hace unos años y de los Washington Wizards durante los pasados Playoffs.

Lo curioso en el caso del Celtics Twitter no es que aficionados de ambos lados del charco poseen características y se identifican con símbolos comunes, sino también un tono y enfoque muy parecido. Si bien hay aficiones como la de los Lakers y Pistons que también comparten tono en ambos continentes, lo normal es que estas tengan poco en común en sus maneras. Muy buenos grupos de aficionados (en cuanto a cantidad y calidad de sus extrañezas) como los de Philadelphia, Portland o Chicago nada tienen que ver con sus versiones en otros países – al menos hasta donde he podido profundizar en mi investigación.

 

La guerra contra Washington

El mejor ejemplo de esto se pudo comprobar durante la segunda ronda de Playoffs de la temporada 2016/17, que derivó en una guerra en el ciberespacio entre aficionados tanto en España como de EEUU que tenía una base común en ambos países pero cuyas ramificaciones fueron completamente distintas.

Pese a que en el caso americano se atacaba a los jugadores del equipo rival y no a la afición (como sí pasa en el caso de Philadelphia), en España la reyerta era una sucesión de insultos y agravios entre usuarios y comunidades, lo que sí compartieron ambos fenómenos fueron los memes, Game 7 Olynyk, About That Life Wall, y Combat Muscles Smart, eran usados por ambas aficiones como armas arrojadizas. Hasta los periodistas de medios formales se lanzaron a elaborar gráficos que corroborasen o desmintiesen las teorías más variopintas de este microcosmos.

 

La llegada del mesías

Como decíamos, este es un proceso que se ha ido gestando durante varios años pero que ha tocado techo durante la presente campaña 2017/18, cuando el equipo por fin parece al final de su reconstrucción y la atención a nivel nacional de Estados Unidos se ha centrado en él.

Si durante el verano llegaron a Boston tres personas que bien podrían haber sido protagonistas totales de la dinámica ejercida por TwitterCeltics, Kyrie Irving, Gordon Hayward y el nuevo community manager de los Boston Celtics, el mesías para esta curiosa comunidad entraría en escena el pasado mes de Noviembre.

El otoño transcurrió con Twitter Celtics usando sus bromas de siempre mientras creaba nuevos personajes dentro de su universo como el Oso Bailarín o Dabusele, se relamía con la cantidad de posibilidades que ofrecía la relación casi paterno filial de Brad Stevens y Gordon Hayward pero, sobre todo, alucinaba con la figura de Kyrie Irving y su absurdo mundo interior que iba desde anunciar que quizás la Tierra era plana, a seguir páginas web anarquistas, conspiranoicas o difundía el veganismo. Entonces llegó Janos.

Janos es un hombre del Este de Europa, presumiblemente eslavo y aficionado a los Boston Celtics (“best team, most titles”) que escribe en un macarrónico inglés y que ama a Rajon Rondo hasta al punto de inventarse el adjetivo rondos” como sinónimo de bueno. También le gusta la sopa. Por supuesto, es un personaje creación de alguien aún desconocido y cuya autoría ha sido atribuida incluso hasta al mismo Danny Ainge.

Esta cuenta de twitter ha sido el Jesucristo del Twitter Celtics no solo por ser la que mejor refleja ese aire profundamente extraño y pintoresco de la comunidad, sino porque ha conseguido unirla en su figura hasta el punto de romper la barrera para con los medios de comunicación y el equipo. Seguido por jugadores, directivos, periodistas reputados y la propia cuenta del equipo, Janos ha conseguido ser mencionado por Danny Ainge, Mike Ferren, Kevin O´Connor, Bill Simmons y hasta protagonizar un pequeño reportaje de la CNBC.

Desde su llegada hemos visto a la cuenta oficial de los Boston Celtics, antaño aburrida y formal hasta la exasperación, usar frases y apodos comunes entre los aficionados. Finalmente, la última barrera cayó con la puerta del vestuario del equipo cuando el hijo de Danny Ainge y jefe de desarrollo, Austin Ainge, hizo saber en público que uno de los apodos surgidos en Twitter era usado por los propios jugadores para referirse a Tito Rozier.

Esto quizás pueda parecer un hecho banal, que un grupo de aficionados sean quienes bauticen a los jugadores puede que no suene tan raro pero lo es. Históricamente ha sido la prensa quién ha marcado los nombres por los que los deportistas eran recordados (no hay mejor ejemplo de esto en España que Andrés Montes), con escasas excepciones como la de Paul Pierce, en la que recibe el apodo de un compañero, o el ridículo de aquellos que se proclaman así mismo reyes o serpientes. Pero en el caótico y perturbador mundo de Twitter Celtics hemos asistido a un auténtico cambio de paradigma, o a lo que ellos denominarían una revolución de clase, y ahora los apodos van desde abajo hacia arriba y no al revés como hasta ahora.

Larga vida al Twitter Celtics.