Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
¡Compártenos! ¡Muchas gracias!

 

Kyrie Irving y Marcus Morris regresaron a la alineación en Canadá, para la visita de los Boston Celtics a los Toronto Raptors, pero a pesar de recuperar a dos soldados importantes, los de Brad Stevens mostraron su peor faceta: la de floja defensa y monótono en ataque, que permitió a los locales apabullarlos por 111-91Kyle Lowry fue el verdugo de los Celtics con 23 puntos, 8 rebotes y 4 asistencias, con 20 puntos desde la banca procedentes de la caliente zurda de CJ Miles, el rival inesperado de turno que destrozó la defensa de los verdes.

El inicio del partido fue medianamente parejo, con los Celtics regresando al origen principal de su juego ofensivo: Kyrie Irving. Sin embargo, en el momento mismo en que las segundas unidades ingresaron, la diferencia se hizo evidente. Boston no fue capaz de detener el ritmo ofensivo de Toronto, y en el segundo cuarto, la diferencia fue de 17 puntos a favor de los locales, que a lo largo de la noche contaron con 59 puntos provenientes de los suplentes.

La sangría estuvo en la floja defensa de Boston, que permitió unos exagerados porcentajes con 50% de campo y 47.2% desde la linea de tres puntos, en una noche nefasta para el equipo que, como si fuera poco, nunca supo como detener el impacto de Kyle Lowry. Mientras que los de Dwane Casey si lograron neutralizar por completo a Al Horford, que apenas metió dos puntos, seis rebotes y tres asistencias con cuatro pérdidas.

Para Boston, además de contar con dos de sus jugadores más habituales en la rotación, no hubo grandes noticias en uno de sus peores partidos del año. Kyrie Irving sumó 17 puntos y Terry Rozier 18 con 5 rebotes y 4 asistencias en la abultada derrota de su equipo en el Air Canada Centre.

 

Foto: Celtics.com