Los Boston Celtics salieron a devorarse a los Denver Nuggets de Nikola Jokic en una presentación tibia de los finalistas de la conferencia del oeste en la pasada temporada y con un Jayson Tatum que sigue en estado de racha con 28 puntos y 10 rebotes para ganar por 105-87.


Luego de un primer cuarto paupérrimo que daba la sensación de una de esas noches de domingo que dan sueño de principio a fin, los Celtics se repusieron inmediatamente y aprovecharon la noche «tranquila» que tuvo Nikola Jokic con 17 puntos, 11 asistencias y 10 rebotes luego de que en el primer encuentro de la temporada les hiciera una tonelada de puntos.


Los Nuggets sufrieron ante la ausencia de Jamal Murray y a pesar del buen partido de Facundo Campazzo, se vieron muy desgastados en la segunda mitad con un infernal último cuarto que perdieron por 31-8 contra unos inusualmente orgullosos verdes.

Que de la mano, de Grant Williams, todos la vuelta vamos a dar

La gran novedad de la noche vino de la mano de Grant Williams, quién pudo reducir a su más mínima expresión al candidato a MVP que es Jokic, no permitiendo ni un punto desde su ingreso en el tercer cuarto y volvió a meterse en la pelea por minutos en la aún extraña rotación de los verdes.


Ahora los Celtics continuarán su viaje por el oeste visitando a los Portland Trail Blazers en la noche del martes antes de otro clásico el jueves, aunque de momento descafeinado por la ausencia de las estrellas de los Lakers.

 

Foto: Celtics.com