Con un parcial que fue totalmente dominado por los Boston Celtics, el equipo de Brad Stevens controló a placer la segunda mitad ante unos pálidos Grizzlies que venían muy bien pero chocaron contra unos intensos Celtics para frenar a Ja Morant y compañía por 119-95, aún sin contar con Jaylen Brown que volvió a descansar en este encuentro.


Boston inició muy intermitente, con minutos muy activos seguidos de racha para los visitantes con un mal pasaje ofensivo. Sin embargo, los Celtics terminaron la primera parte con una racha de 23-2 en los últimos seis minutos con todos muy activos en el costado defensivo con esa intensidad que dio de qué hablar en el partido contra Los Ángeles Lakers el pasado lunes en el clásico de la temporada.


Pero la racha siguió creciendo y llegó a ser de 41-9, con el Garden explotando en ovación para unos brillantes Celtics que se daban gusto atacando la endeble pintura rival. Con el marcador a su favor por 34 puntos, el último cuarto fue un paseo para la banca de los Celtics que tuvo bastantes minutos tras la magnífica labor realizada por los titulares.


Seis jugadores de Boston estuvieron en los dos dígitos, con Tatum como máximo anotador con 23 puntos y 7 rebotes. Además, los 12 jugadores que vieron acción se registraron en el box score del partido. 50% de campo, 43% de triple, ocho asistencias de más y un corto partido de apenas dos horas de duración que dio cuenta de lo disparejo del mismo.


El viernes, los Celtics vuelven a jugar contra los Orlando Magic en condición de visitante, a las 7:00 pm hora del este estadounidense.

 

Foto: Celtics.com