Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
¡Compártenos! ¡Muchas gracias!

 

Posibles objetivos de los Boston Celtics en el mercado

Con la temporada terminada es hora de echar la vista atrás, y Danny Ainge se dirige a su dormitorio para hacer recuento antes de la agencia libre. Todos sus compañeros llevan tiempo mirando al General Manager de los Celtics con una cara que combina odio y envidia a partes iguales. Otra vez más ha salido bien parado de las rebajas, y sin un gran gasto de dinero sus modelitos han triunfado en la pasarela NBA.

Con una sonrisa, abre su armario y revisa su vestuario. Agarra con cariño ese Isaiah Thomas de la colección 2015 que fue una ganga y por el que ahora muchos suspiran, también echa mano a ese “caprichito” que se dio el último verano, todo un Al Horford en buenas condiciones. Después pone su atención en dos fantásticas piezas de su nuevo sastre Brad Stevens, unos flamantes Smart y Rozier, para por último admirar el nuevo traje que le llegó de Brooklyn, un Jaylen Brown de raya diplomática, mientras hace hueco ya para el que está por llegar gracias al gran diseñador y estratega Billy King. Entonces Ainge retrocede unos pasitos para ver su armario en todo su esplendor, y suelta la ya mítica frase: “Es que no tengo nada que ponerme”.

Da igual que los atuendos de Danny hayan causado furor. Llega el verano y toca renovarse para estar a la última y volver a destacar. Habrá que rascarse el bolsillo para intentar hacer un poquito de sombra a esos pijos de Golden State y Cleveland con sus modelos de marca, pero también hay que rellenar el fondo de armario. Los Boston Celtics acabaron alcanzando las Finales de Conferencia contra muchos pronósticos, pero unos no han colgado 17 banners en el techo del TD Garden conformándose con lo que tienen. Vamos a explorar las opciones que tiene la franquicia de Massachusetts en el catálogo de la agencia libre (Colección verano 2017).

AGENCIA LIBRE PREMIUM: Hayward, Griffin (¿y Millsap?)

 

Blake Griffin, posible objetivo de los Celtics en la agencia libre. Foto: Nil Alemany.

 

Empecemos por lo más atractivo, y por consiguiente lo más caro y exclusivo. Hayward y Griffin parecen los claros objetivos desde el front office de los Celtics. Dos estrellas de la liga ya contrastadas que sin duda ayudarían a que Boston diese un salto más para intentar inquietar a los dos gigantes del baloncesto mundial del último trienio. Pese a lo que se pueda hablar en la prensa estos días, la contratación de ambos jugadores es prohibitiva y casi imposible salvo grandes salidas de la actual plantilla por el límite salarial. Por ello, dejemos los sueños húmedos y hagámonos a la idea de escoger; si se me permite el término, porque al final todo dependerá de estos dos protagonistas.

Vamos a explorar primero el caso del todavía jugador de los Utah Jazz, ya que por las recientes informaciones podría ser el más próximo a enfundarse la elástica verde. Gordon Hayward se ha ganado un hueco entro los grandes nombres de la NBA en las recientes temporadas. El alero se ha convertido sin lugar a dudas en el líder de la franquicia de Salt Lake City, y hace unos meses disfrutaba de su primer All-Star Game. Con ese reconocimiento y con unos números que le elevan a la élite, el alero natural de Indiana es posiblemente el jugador más atractivo de esta agencia libre, aunque todavía no haya confirmado ni desmentido una posible salida de Utah.

Su mejoría desde que aterrizara en la liga ha sido evidente y constante hasta el día de hoy, por lo que se ha convertido en el gran activo de la agencia libre. Hayward podría aportar muchas cosas buenas a los Celtics debido a la versatilidad de su juego. Puntos, defensa, rebote,…, lo hace todo. Y hemos dejado lo mejor para el final. Si algo puede acercar al alero de los Jazz al TD Garden, ese se llama Brad Stevens. El técnico de Boston fue el entrenador de Hayward en la exitosa época de ambos en la Universidad de Butler. Se conocen a la perfección, se respetan, e incluso me atrevería a decir que se quieren si esto ayuda a la causa. Stevens reza para que su paisano vuelva a sus órdenes, y puede que el momento haya llegado.

En condiciones normales, el debate entre estas dos figuras sería algo muy atrevido, pero siempre hay peros. En el caso de Blake Griffin el PERO es enorme. El jugador de los Clippers ha demostrado con creces ser uno de los mejores de la NBA, y si su condición se mantuviera en el 100% todas las franquicias irían de cabeza a ofrecerle las llaves del pabellón. Desgraciadamente para nosotros los aficionados, y para él primero, las lesiones están truncando una carrera que se antojaba brillante. Este gran problema viene de lejos, y con el paso del tiempo no ha mejorado en absoluto. En los últimos años, el ala-pívot se ha perdido mas de 80 partidos, y eso, a la hora de ofrecer un máximo contrato, echa mucho para atrás.

Si repasamos los puntos débiles de los Celtics, Griffin sería la pieza perfecta del puzzle para seguir mirando hacia arriba. Promedia fácilmente más de 20 puntos y 10 rebotes por partido, defiende mejor de lo que se cree, y además es un perfecto pasador. Está claro quién sería el objetivo número uno en condiciones optimas. El ala-pívot de los Clippers, en su único curso sin problemas físicos graves, acabó tercero en la carrera por el MVP. Estamos hablando de un jugadorazo más allá de ver sus mates en Twitter por la mañana. Todavía no ha aclarado su continuidad en Los Angeles, y no podríamos descartar que siga allí si ninguna franquicia de postín decide aceptar la apuesta y ofrecerle un máximo. Veremos.

Por último, tenemos que hablar de Paul Millsap. Esto de hacer grupos es a menudo injusto, y poner el nombre del jugador de los Hawks entre la gama media de la agencia libre parecía algo osado por mi parte. Si hablamos de mejoría año a año, tenemos que hablar de él. Si hablamos de versatilidad, tenemos que hablar de él. Si hablamos de infravalorados, adivinen sobre quién hablamos. Millsap, que sí ha confirmado que no renovará con Atlanta, es un nombre muy a tener en cuenta en este mercado. Junto a Al Horford, ha formado una de las mejores parejas interiores de la liga, y aunque no sería la estrella soñada, su incorporación podría hacer mucho bien a los Celtics.

STANDARD: Gallinari, Ibaka, Tucker, Redick

 

JJ Redick podría buscar equipo este verano. Foto: Nil Alemany.

 

Lo sé. Calificar como estándar a jugadores de esta talla es tremendamente atrevido, pero preparar tres grupos bien diferenciados es lo que tiene. En este apartado, ya estaríamos entrando en el concepto de fondo de armario. Ninguno de ellos llegaría a Boston para ser la figura de la franquicia, pero vaya que si ayudarían a los planes de Brad Stevens. Los nombres que ven arriba son los que, humildemente, he seleccionado en esta agencia libre, aunque muchos de ustedes tengan otras opiniones. Les aseguro, que no los he incluido porque me gusten personalmente.

Damos el pistoletazo de salida con Danilo Gallinari. El italiano ha sido un habitual en los rumores dentro de la ventana de traspasos en dirección a los Celtics, pero su incorporación nunca llego a fluctuar. Su calidad es incuestionable, pero no parece el objetivo más atractivo para Ainge. Sus problemas físicos también asustan, y si no se logra convencer a Hayward, no creo que el GM haga grandes locuras por él contando ya con Crowder en sus filas.

Hablando de viejos conocidos y protagonistas de rumores, dos nombres que pueden volver a salir a la palestra son los de Serge Ibaka y P.J. Tucker. Ambos sonaron con fuerza allá por febrero con las últimas horas del mercado de traspasos, y los dos acabaron militando finalmente en los Toronto Raptors. Tras su paso por tierras canadienses, ahora les toca elegir destino, y los Celtics pueden estar al acecho. Ibaka podría ser un complemento interesante junto a Horford, y ayudaría a los de Brad Stevens en defensa y en rebote. La pega sería su salario, que se antoja algo alto para la idea de Ainge. Por el contrario, Tucker no cobraría ni de lejos lo que su ex compañero, y es el prototipo de jugador que tanto gusta en Boston. Buen defensor, nunca da un balón por perdido, luchador…; el típico que se acaba ganando la grada del TD Garden.

Por poner un punto y final en este segundo grupo, vamos a viajar a la costa oeste. Viendo la lista de la agencia libre de este verano, me llamó poderosamente la atención el nombre de J.J. Redick. El magnífico tirador ha cuajado grandes temporadas con los Clippers (la última ha sido la peor), y podría ser un gran arma de anotación desde el banquillo. Parece complicado por el caché de Redick, pero con determinadas salidas, por ahora inesperadas, en los Celtics, Ainge podría llamar a su puerta.

Posdata: También podríamos abordar a Greg Monroe si decide no renovar con los Bucks y salir a la agencia libre, pero lo considero una opción lejana. Quizás sea por mi gusto personal.

LOW-COST: Dedmon, Gibson, Miles, Bogut, Green

 

Andrew Bogut podría volver a sonar para los Celtics. Foto: Nil Alemany.

 

No son los más exclusivos ni los más pretendidos, pero pueden tener su éxito en la próxima temporada. Los siguientes protagonistas no vendrían a llenar titulares de prensa, pero servirían, y mucho, para completar ciertas facetas que andan algo descuidadas en los Celtics. La agencia libre no solo consiste en las grandes estrellas que todas las franquicias buscan, y aquí hay mucho talento.

Del ostracismo a un ligero reconocimiento en la liga gracias a Popovich, Dewayne Dedmon puede estar ante su gran contrato. El pívot de los Spurs llegó a Tejas a precio de costo, y en determinadas fases del campeonato ha sido una pieza importante dentro del esquema de ‘Pops’. Sin duda, ocuparía ese tipo de Center que llevan buscando en Boston tanto tiempo, pero su reciente “salida a la luz” obligaría a rascarse el bolsillo más de la cuenta.

Otras incorporaciones interesantes llegarían en la posición de ala-pívot, y vienen además con el respaldo de Jonatán Pérez y Álvaro Méndez respectivamente: Taj Gibson y JaMychal Green. El primero goza de la experiencia y el carácter que tanto bien harían a los Celtics. Sus virtudes las conocemos de sobra, porque los verdes le han sufrido hasta la saciedad en su periplo con los Bulls. La opción ilusiona. Respecto a Green, quizás su nombre no sea muy conocido para el gran público, pero con minutos Ainge podría encontrar una ganga. Sin éxito en sus etapas por Spurs y Grizzlies, el jugador natural de Alabama busca una casa en la que asentarse en la NBA tras un último año bastante respetable. Un ala-pívot a tener en cuenta para seguir pincelando la plantilla. Por cerrar los posibles intereses en esta posición, se podría estudiar también la situación de Patrick Patterson. Su paso por el baloncesto profesional no le ha dado muchas alegrías, pero a un módico precio no sería malo tener cualidades como su tiro de tres cuando Stevens mire al fondo del banquillo.

Podríamos estar largo y tendido analizando las fortalezas y debilidades de toda la agencia libre, pero para poner el broche a este repaso, he apuntado otros dos nombres más: C.J. Miles y Andrew Bogut. Un tirador y un buen defensor al poste. No tienen nada que ver uno con otro, pero creo que no encajarían nada mal en los planes de los Celtics. Hay que recordar que el australiano ya estuvo a punto de vestir los colores de la franquicia de Boston el curso pasado, aunque acabara eligiendo el glamour de los Cavaliers en pos de otro anillo y nos dejara con un: “Ya si eso el año que viene”. Su lesión al minuto de debutar con su nuevo equipo y su extenso historial con estos problemas no hacen de Bogut un objetivo atractivo pese a su talento, y no creo que se tomen grandes riesgos por él. En cambio, Miles si ha gozado de una buena regularidad en los Pacers y ha demostrado de sobra ser un jugador de garantías para la rotación. No sobran tiradores en los Celtics, y aunque tampoco sea el más excelso de la liga, algo es algo.

Muchos nombres, y todavia mucho tiempo por delante para ver como se va desarrollando la agencia libre. Las franquicias ya habrán hecho sus cruces en la lista y comenzarán las negociaciones con fiereza para no perder sus objetivos. Danny Ainge tiene ahora mismo mucho que ofrecer en cuanto a dinero y expectativas del equipo, y no muchos pueden competir contra eso. Sabemos de sobra que Gordon Hayward y Blake Griffin serán los grandes objetivos de los Boston Celtics en las fechas que se aproximan, pero no podemos obviar otros como los mencionados en este artículo o algunos que seguro que no figuran aquí. Ainge quiere volver a triunfar en la pasarela, y en el catálogo de la próxima colección de verano tiene prendas para ello.