Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on Facebook¡Compártenos! ¡Muchas gracias!

 

Después de una semana, la operación que deja a Kyrie Irving en Boston y a Isaiah Thomas, Jae Crowder, Ante Zizic, pick Nets 2018 (we will miss you) y una ¡¡PUTA!! segunda ronda de 2020 en Ohio, ha terminado.

Vivimos siete días en los que el general manager (rookie) de CAVS quiso pasarse de listo con el zorro más viejo de la NBA, todo en complicidad con el monopolio de la “información” de la liga… y el resultado fue el esperado.

Es tiempo de mirar nuevamente para adentro y plantearnos cuales son las expectativas que se tienen, y cuáles son aquellas dudas que más nos comerán la cabeza en este nuevo equipo de Brad Stevens.

 

Kyrie Irving tiene unas botas muy grandes que llenar

 

Erik Drost (cc) Kyrie Irving

Kyrie Irving tiene que forjar su legado verde.

 

No más miss match, no más “Thomas es un coladero en defensa”, no más peleas por el Brinks Truck, pero también, no más liderazgo, compromiso, corazón, identidad y sacrificio por la franquicia, todo lo que Isaiah Thomas ha dado a Boston estos años.

Kyrie se fue de la falda de Lebron James buscando “su lugar en el mundo”, y realmente espero, de todo corazón, que Boston lo sea. Para ello tendrá que suplir un vacío enorme que deja el líder de este proyecto iniciado hace ya cuatro años.

Quiero que se entienda bien, no quiero que Irving sea Thomas, quiero que sea Irving, pero para poder triunfar en una franquicia como los Boston Celtics el YO tiene que dar paso al NOSOTROS, algo que no se ha visto todavía en la carrera del de New Jersey.

La cuestión táctica no me genera dudas, sobre todo, viendo cada vez más vídeo del juego del base, y ahondando en la estadística avanzada, sumado todo esto a la capacidad de sacar el máximo de sus dirigidos que tiene Brad Stevens. Lo que “me hace mucho ruido” es la pérdida de identidad.

Los Boston Celtics vienen manteniendo una línea histórica de filosofía que cuando se sigue, los resultados son positivos. Es como cuando uno se encuentra a sí mismo. Pero en el momento en que se corren o se apartan de esa línea, vemos lo peor de la franquicia.

Me explico mejor, para que se entienda. Desde el retiro de Larry Bird allá por comienzos de los noventa, y empujado, un poco por malas decisiones dirigenciales y un poco de “suerte irlandesa”, se perdió el camino de LA “idea Celtics”: trabajo, equipo, defensa, orgullo, el todos por sobre el individuo, “el nombre de adelante por el de atrás”.

Con la llegada de Kevin Garnett se volvió a la línea, y no pasa por haber ganado un título, hablo de identidad, de haber entendido “la IDEA Celtics”. Paul Pierce (a quien amo profundamente) no la entendió hasta que KG se la tradujo en la cancha y en los entrenamientos.

Esa IDEA es la que este equipo encontró allá en una gira en el oeste, después de pasar dos años sin ganar en dichas tierras, en una noche de invierno crudo en Oregón, con una “palomita” de Jared Sullinger y un triple de Evan Turner en el último segundo.

 

 

La llegada de Isaiah Thomas solo potenció lo que se había germinado en ese viaje a tierras del pacifico. No me quiero extender mucho sobre esto, quiero que simplemente se entienda que Irving tiene que abrazar esa IDEA, porque es la única manera… es LA forma de los Boston Celtics.

Cada vez que los equipos que vistieron la camiseta de los Celtics se apartaron de ese camino el fracaso fue deportivo y espiritual.

 

¿Cuál será la identidad deportiva de estos Boston Celtics?

 

Si algo teníamos en claro, hasta el último segundo del quinto partido de finales de conferencia, es a qué jugaban estos Boston Celtics.  Han pasado tres meses y unos días y de ese plantel solo quedan Marcus Smart, Terry “el tren de la gente” Rozier, Al Horford y Jaylen Brown.

Habrá que formar una nueva identidad, pero siempre teniendo en cuenta lo que hablamos en el punto anterior, sin perder de vista LA IDEA.

Si sos aficionado de los verdes te voy a pedir que si tus expectativas son salir campeón o llegar a la final, modules las mismas… por lo menos hasta enero/febrero.

Sabemos por experiencia que Brad Stevens utiliza como banco de prueba la primera parte del año (Navidad siempre ha sido el punto culminante de los experimentos). Este año la cosa se va a extender, y no se extrañen ver pruebas hasta entrado Enero.

Los iniciales no parecen ser un problema tanto como lo es la banca, que está completamente falta de experiencia (los Boston Celtics tienen seis rookies).

La profundidad del plantel ha sido siempre una de las fortalezas del conjunto de Massachusetts y fue determinante en los últimos playoffs para ganar la serie de semifinales vs. Wizards.  Ahora, Stevens tendrá que trabajar mucho para poder encontrar al mejor grupo posible y forjar química entre compañeros para mantener el nivel dejado por la primera unidad.

 

Experiencia y refuerzo en la pintura

 

Mattiew Addie (cc) Andrew Bogut

Andrew Bogut se presenta como una alternativa de experiencia y calidad en la pintura.

 

Con la inclusión de Ante Zizic en el trade de Kyrie Irving los Boston Celtics se han quedado con solo un center puro (Aron Baynes) por lo que, tienen que reforzar esta posición, en busca de consolidar uno de los problemas más graves que tuvieron en estos años: el PUTO rebote.

Hubo informaciones de que se pusieron en contacto con Andrew Bogut, lo que solucionaría la cuestión de experiencia y back up de la posición, pero presenta muchas dudas su propensión a lesionarse (otro australiano…) y su falta de movilidad el último año.

Otro que parece que estuvo haciendo entrenamientos en Waltham es Thomas Robinson, más joven y móvil que el primero, pero con muchísimas limitaciones de talento.

Se está buscando un interno, pero creo que teniendo en cuenta la poca madurez de la segunda unidad trataría de buscar alguien que pueda tener una voz de experiencia y ser un modelo para los jóvenes. Teniendo en cuenta lo anterior, tomaría el riesgo de traer a Bogut ya que puede aportar desde las dos aristas en la que flaquea el plantel.

 

Paciencia la madre de las virtudes

 

Vamos a tener que armarnos mucho de esta cualidad, sobre todo en un comienzo, en que los experimentos estarán a la orden del día.

Los entrenamientos comienzan a mediados de septiembre y teniendo en cuenta los pocos partidos de preparación que tienen los Boston Celtics planificados (solo cuatro), el rodaje lo va a tener que ir obteniendo en la fase regular.

No perder la paciencia y caer en análisis tempranos será la recomendación y el recordatorio que tendremos que hacernos todos (sobre todo yo que la pierdo rápido).

Una nueva era ha comenzado, con muchas dudas, con muchas preguntas, pero con ilusión de que el camino al #18 esté más cerca.

 

Fotos:

Portada: Doug (cc).

Kyrie Irving: Erick Drost (cc).

Andrew Bogut: Mattew Addie (cc)

 

Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on Facebook¡Compártenos! ¡Muchas gracias!