Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on Facebook¡Compártenos! ¡Muchas gracias!

 

Los Celtics han pasado el meridiano de la temporada regular y es un buen momento para evaluar cómo el conjunto de Brad Stevens ha transcurrido este período y cómo afrontará lo que resta.

Estadísticas y juego

Los Celtics marchan 2dos en la liga, 1eros en la conferencia y en la división atlántica con 33 victorias y 10 derrotas; un 76% de efectividad jugando la mayor cantidad de partidos en menos tiempo en la historia de la franquicia.

Los números globales son mejores de lo que esperábamos, sobre todo tras la lesión de Gordon Hayward, pero como dice Brad Stevens las estadísticas no reflejan la realidad vivida en cancha, donde el desempeño no ha sido consistente.

Podríamos dividir estos primeros 43 partidos en tres etapas: los primeros 18 juegos donde los Celtics, tras perder los dos iniciales, encadenaron 16 victorias consecutivas basados en una defensa granítica y en la protección de su tablero. Una segunda etapa caracterizada por una dependencia muy grande de Irving en ofensiva, con mucho juego de aclarado y una baja de rendimiento defensivo. Y una tercera que englobaría los últimos siete partidos, en el que se vio una vuelta a las bases defensivas y del contragolpe, con mejor movimiento de pelota en ofensiva, pero con una falta de efectividad preocupante.

 

 

Los números son esclarecedores, pero lo que no indican (falta el partido de Nets en la gráfica) es que aunque parezca que se atacó mejor en la segunda etapa, el abuso de situaciones de aclarados y uno contra uno llevó al agotamiento de los jugadores principales y a la desaparición del EQUIPO en el sentido global del funcionamiento.

Los Celtics deben trabajar su ofensiva y volverla lo más colectiva y efectiva posible para no sufrir al desayunarse en playoffs que Kyrie o Horford no pueden solos contra cuatro rivales.

El involucrar a Kyrie Irving como finalizador dentro del sistema tiene que ser el primer paso, por encima del acaparador de pelota y abusador del bote. Un Kyrie similar a Thomas en su versión off ball, es lo que necesitan los de Brad Stevens.

El ISO (aclarados) seguirá existiendo por la sencilla razón que los jugadores tienen incorporada esa característica en sus fortalezas (Tatum, Morris, Irving, Rozier). A este tipo de situación tiene que adicionársele el movimiento de los compañeros para que la opción principal solo sea eso, una opción principal y no la única.

Kyrie Irving adaptación y liderazgo

Muchas dudas se nos planteaban con respecto a la adaptación de Kyrie Irving a los Celtics. Su estilo de juego y su rol como líder estaban en cuestión, pero el de New Jersey pudo despejar los nubarrones con demostraciones dentro y fuera de la cancha.

Se sabía que el motion offense de Brad Stevens no encajaba del todo en las características más conocidas del jugador (mucho drible para generarse sus tiros) pero desde comienzos de pretemporada, y sobre todo cuando Hayward estaba sano, se notaba un esfuerzo por intentar mover la pelota y usufructuar los bloqueos constantes de este sistema dinámico.

Kyrie intentó liderar en todo momento; muchas veces equivocando el camino tratando de resolver TODO él, más que nada en ofensiva, y otras veces, conduciendo con sapiencia e involucrando a sus compañeros.

Fuera de la cancha y en el vestuario, fue la voz activa junto a Horford para guiar a los jóvenes en los momentos difíciles o de dudas. La muerte del mejor amigo de Brown, la remontada vs Rockets y sus palabras en el entretiempo, etc.

Salvo el lapsus en mitad de estos partidos, siempre se lo vio involucrado en defensa (como nunca en su carrera), lo que marca su nivel de compromiso como líder del grupo llevando el ejemplo a todos.

Stevens ha declarado que no podría haber imaginado una mejor adaptación a la franquicia con su nivel de influencia en el juego. Con la baja de Hayward se sumaron mayores responsabilidades al momento de tener que aportar soluciones. Estos tiempos de prácticas tendrán que servir para hacerlo encajar más en el sistema y lograr mejor nivel de fluidez en la ofensiva colectiva.

Desarrollo de los jóvenes Celtics

Iniciales de los Celtics

 

Proceso acelerado e inesperado es lo que han tenido que vivir los Celtics este año. Todo lo planificado en la pretemporada se derrumbó en cinco minutos y los chicos han tenido que dar un paso al frente. Esto decía Jaylen Brown a Marc Spears (ESPN)

“Lo primero que pensé fue en él (Gordon Hayward). Cuando supe que estaría bien solo intenté analizar cómo íbamos a lidiar con esto como equipo. Hay dos formas de pasar por esto: ponerlo como excusa o como motivación. Todo el mundo decidió en ese momento que íbamos a utilizar esto para apoyar a Hayward y seguir jugando”.

No se puede reemplazar un talento como el del ex Butler con un jugador solo, hay que hacerlo en conjunto y eso es lo que las dos ‘J’ están logrando. Si Brown asumió responsabilidades y está cumpliendo con ellas, que se puede decir de Jayson Tatum. El ex Blue Devil está sorprendiendo a propios y extraños. Se sabía de su poder de anotación y su calidad como generador de tiros, pero su adaptación a un estilo completamente diferente, su implicancia en el sistema defensivo y sus altísimos porcentajes de eficiencia han dejado a todo el mundo boquiabierto.

Lo sorprendente de Jayson Tatum es que está jugando a algo que nunca ha hecho. Lo suyo siempre ha sido el uno contra uno, el generarse los espacios y los puntos tras bote. Si teníamos dudas de cómo se iba a adaptar a un rol off ball y en un sistema móvil como el de los Celtics, el chico de St. Louis ha borrado eso de un plumazo.

Paul Pierce, con quien se lo compara mucho, dijo que cuando lo conoció se dio cuenta que era un chico más maduro de lo que él era cuando llegó a la liga, y eso es lo que está transmitiendo en cancha justamente.

La paciencia y las lecturas para saber cuándo sacar ventajas, hablan de un jugador muy inteligente y que será una estrella de la liga; sin lugar a dudas. Danny Ainge parece haber acertado en su decisión de ir por él. En una liga dominada por aleros, Tatum parece ser el que marcará el camino en los años venideros de la franquicia.

 

Objetivos y alcance

Ya pasó la mitad del calendario y habría que recordarnos cuales son los objetivos para este año. El plantel que está tratando de edificar Danny Ainge está más pensado para competir en el 2020 que en la actualidad (sobre todo ante Golden State Warriors), por lo que no hay que desviar la vista de la verdadera meta: competir en la élite y seguir desarrollando a los jóvenes.

Estos Celtics, más allá de que hayan incrementado su talento con la llegada de Kyrie Irving y Gordon Hayward, siguen siendo un plantel con muy poco rodaje y experiencia. Si tomamos en cuenta el inicio de esta temporada, lograr repetir finales de conferencia sería el objetivo de base.

(¿)Descartando(?) una posible vuelta de Gordon Hayward, repetir lo del año pasado hasta parece presuntuoso teniendo en cuenta la experiencia que poseía el plantel anterior. Equipo joven pero que llevaba ya tres playoffs encima.

Con el peso específico que tienen debutantes como Tatum, Theis, Ojeleye, no sabremos cómo puede influir esto al momento de la verdadera competencia y cómo reaccionarán ante un escenario complejo y novedoso para ellos.

Lograr la ventaja de cancha, y llegar a finales de conferencia evitando a Cavaliers. Darle una experiencia de alta competitividad en cancha a Jayson Tatum en su primer año y a Jaylen Brown en su segundo, tienen que ser las metas principales.

 

Conclusión

Nada ha salido como se esperaba tras el traspaso de Kyrie Irving en agosto. Los imponderables, las sorpresas, la adaptación de un equipo prácticamente nuevo, fueron mejor de lo que se podía creer tras los incidentes anteriormente nombrados.

Brad Stevens ha logrado acomodar un grupo de jugadores secundarios como Baynes, Theis, Ojeleye, Larkin en un sistema que no funciona a la perfección, pero que va a encontrar el camino con más rodaje. Los actores principales no defraudaron (Horford e Irving) y los de reparto parecen ser que lograrán su estelar pronto (Brown y Tatum).

El futuro promete más que nunca, y si la suerte y los Lakers lo permiten, Ainge cerrará el círculo perfecto para asaltar el 2020. Pero por ahora hay que sentarse y disfrutar del camino.

 

Fuente:

Declaraciones de Jaylen Brown: Marc Spears (ESPN)

Foto:

Javier Rodriguez (Despacho Celtics)

 
Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on Facebook¡Compártenos! ¡Muchas gracias!