Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
¡Compártenos! ¡Muchas gracias!

 

Los Boston Celtics salieron con todo en el primer partido de la serie para demostrar que no iban a dejarle nada fácil en la serie a LeBron James y sus Cleveland Cavaliers, el resultado fue perfecto con una apabullante presentación que terminó con victoria por 108-83 y Marcus Morris figura tanto marcando a LeBron James como anotando en la ofensiva para llevarse la ovación del TD Garden. Ahora, lo más difícil, será detener la embestida del #23 el próximo martes.

Desde el inicio, los Celtics fueron una aplanadora con un parcial de 17-0 temprano en el partido que les dio ventaja de 21-5 con un Jaylen Brown decidido a marcar diferencia ante cualquier jugador que tuviera en frente. Con sus 13 puntos y 5 rebotes junto a la perfección de Al Horford con 4 de 4 en tiros de campo fueron vitales para sacar ventaja de 36-18 para empezar el partido.

Las cosas siguieron con esta tendencia en el segundo cuarto, con los Celtics lanzando casi 60% en tiros de campo y liderados por los 18 con 7 de Brown tenían ventaja de 61-35 al descanso. La clave, estuvo en lo desconectados que iniciaron la serie los compañeros de James, lanzando 0 de 12 desde la línea de tres y un mediocre 31% de campo que hacía imposible para los visitantes buscar un partido al menos nivelado para la segunda mitad.

En el tercer cuarto, Boston se desconectó levemente del juego y permitió un intentó de remontada de los Cavaliers que hizo a todos los aficionados de la NBA recordar el primer partido de la serie contra los Raptors, incluyendo una fatídica secuencia para cerrar el parcial en la que Jeff Green se encontró con la pelota y anotó venciendo el reloj para poner a Cleveland a catorce puntos luego de ir abajo por casi 30 puntos minutos antes.

Sin embargo, los de Stevens acabaron rápidamente con los pensamientos existencialistas y con una racha de 18-4 para empezar el último cuarto, tomaron ventaja de 28 de nuevo y Tyronn Lue tuvo que sentar a su estrella para darle descanso de cara al segundo juego de la serie. Todo esto, liderados por el bestial Tatum, Marcus Morris y Terry Rozier, mientras que Al Horford no tuvo que volver a entrar al juego y los Celtics se hicieron con la holgada victoria por 108-83.

Marcus Morris terminó el juego con 21 puntos y 10 rebotes, ayudando a limitar a LeBron James (15 puntos con 9 rebotes en 16 tiros al aro) y anotando en momentos definitivos del juego. Junto a él, Jaylen Brown sumaron 23 puntos y 8 rebotes más los 20 con 6 asistencias y 4 tableros del dominicano del amor en el primer partido de la serie que retomará acciones el martes a las 8:30 hora del Este norteamericano.

 

 

Foto: Celtics.com