Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on Facebook¡Compártenos! ¡Muchas gracias!

 

Ya nos comentaba Javier R. Rodríguez en su previa de la temporada que este verano los Boston Celtics no nos han dejado tomarnos ni un respiro, y sin fallar en esa reciente costumbre, los días previos al inicio de la temporada no han sido una excepción.

En unas últimas horas en las que tendríamos que estar hablando de baloncesto, que también lo hemos hecho, la NBA se las vuelve a arreglar para centrar nuestra atención en otro asunto, la renovación de Marcus Smart.

Y si el jugador nos contaba, hace escasamente una semana, que desde el equipo no se había iniciado ningún tipo de negociación, llegábamos al fin de la misma con la noticia de que ambas partes habían comenzado la batalla de ofertas.

Y como ya adelantaba Woj, aunque relativamente cerca de llegar a un acuerdo, ambas partes no consiguieron cerrar un renovación que dará más de un quebradero de cabeza en las oficinas verdes.

Marcus Smart quería renovar, y según sus palabras, hicieron todo lo posible para convencer a los Celtics de hacerlo, incluso renunciado a dinero que se cree merecer, pero los Celtics, manteniendo una postura que se nos hace demasiado habitual, prefirieron mantener su flexibilidad de cara a un futuro que se presenta lleno de opciones.

“Es algo que notoriamente hacen”, decía Smart antes de su primer partido esta temporada.Creo que el último rookie que firmó una extensión fue Rondo. No estoy sorprendido. Es lo que es”.

Pensábamos que estaba cerca porque no estábamos pidiendo mucho“, explicaba Smart. “No pedíamos un máximo. íbamos a aceptar menos dinero que el que creemos valer, y otras cosas, pero ellos no se movían”.

Danny Ainge sigue intentando mantener el máximo de opciones hasta el punto de no retorno. Teniendo en cuenta la posibilidad de obtener un pick top 5 en este Draft, y con las renovaciones de Irving, Brown y Tatum en un horizonte no tan lejano, el Manager de los Celtics ha preferido no comprometerse con Marcus Smart sin saber todo lo que puede conseguir dentro de unos meses.

Luka Doncic, uno de los jugadores que podrían ser elegidos por los Boston Celtics en 2018

La posibilidad de hacerse con un gran jugador en el Draft 2018, impide gastarse el dinero ahora.

El impuesto de lujo fue el mayor problemadesvelaba Smart, “No estaban dispuestos a pagarlo. Les dimos opciones para no pagarlo o para no pagar mucho, pero siguieron sin moverse de su oferta”.

La decisión de Danny Ainge es entendible, simplemente se está guardando un dinero que no está seguro de querer gastarse en el base. Si los Boston Celtics fuesen un equipo sin más opciones de futuro que Smart, el de Texas ya estaría renovado, pero con Jaylen Brown, Jayson Tatum, y sin saber lo que puede salir del pick de Lakers, desde la dirección se ha decido esperar. ¿El problema?, si realmente quieres retener a Marcus Smart, esta decisión va a suponer tener que gastar mucho más dinero en verano.

Les voy a costar mucho más el año que viene“, decía Smart. “Creo que es la manera en la que lo ve todo el mundo que entra a la agencia libre. Voy a conseguir mucho más de lo que hubiesen necesitado para retenerme ahora. Pero está bien, no es algo malo. Solo espero que sea un año divertido y a jugar”.

Esto solo me va a motivar más. Solo hace que este año sea mucho más importante para mi. Desafortunadamente así es el negocio. No va a ser la última vez que alguien se encuentre en esta situación, y simplemente tenga que jugar y ver cómo va el año”.

No solo aumentará su precio por una posible mejora en el rendimiento del jugador, sino que va a poder encontrar diferentes ofertas de equipos con dinero, en busca de talento joven y que no pueden competir por las estrellas del mercado.

Danny Ainge ha hecho una apuesta. Sabe que si en verano quiere retener a Marcus Smart va a tener que gastar más dinero que en octubre, pero lo que no quería es perder sus opciones. El gerente cuida su flexibilidad mucho más que a sus jugadores, siempre pensando en el futuro, intenta mantener todos los caminos posibles despejados, sin tener el temor de no poder realizar un movimiento por haberse apresurado (parecido a cuando Stevens no pide tiempos muertos para no quedarse sin ellos al final).

¿Tiene Ainge problemas con el compromiso? No lo creo, pero lo que está claro es que no ve a este equipo lo suficientemente cerca de competir por el anillo, y sabe que las opciones de mejora pasan por ciertos jugadores jóvenes que ya tiene en plantilla, y por otros niños que pueden llegar gracias a la actuación de los Lakers.

En definitiva, la necesidad de mantener la flexibilidad en el camino hacia el campeonato, puede llevarse otra víctima. Las opciones de que Marcus Smart siga en los Boston Celtics el año que viene se reducen. Danny Ainge no tiene claro el hecho de que el jugador merezca el castigo de pagar un impuesto de lujo que a la larga resulta inevitable, y prefiere soltar los billetes cuando tenga todo más claro, es decir, cuando todos los ases que tienen bajo la manga estén encima de la mesa. ¿Tendrá suficiente en los bolsillos cuando ese momento llegue?

 

Fuentes:

Foto Nil Alemany (SB)

Declaraciones Masslive.com

 

Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on Facebook¡Compártenos! ¡Muchas gracias!