Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on Facebook¡Compártenos! ¡Muchas gracias!

 

La noche del lunes no fue una cualquiera luego de que, tras siete años defendiendo con alma y corazón a los Boston Celtics, Avery Bradley llegara al TD Garden en condición de visitante. Brad Stevens dispuso de Kyrie Irving, el regreso de Jaylen Brown, Jayson Tatum, Marcus Morris y Al Horfod contra Reggie Jackson, Avery Bradley, Stanley Johnson, Tobias Harris y Andre Drummond que salían desde el arranque para los Detroit Pistons.

Desde el inicio del encuentro, los Pistons marcaron el ritmo. con el que iban a jugar, a partir del fèroz Bradley marcando a Irving como toda la vida, Drummond explotando desde el pick central y como si fuera poco, unos Celtics muy poco cuidadosos con la pelota que permitieron a los visitantes tomar ventaja de 31-23 en el primer cuarto, en el que Detroit estaba lanzando para un soberbio 58% de campo con el clásico y único partido que juega bien Tobias Harris en toda la temporada.

Marcus Smart está en llamas

Con un Kyrie Irving neutralizado por la titánica labor de Bradley durante toda la noche, Marcus Smart salió de la banca y tomó las cosas donde las dejó el sábado contra los Pacers. Su tiro exterior fue la salvación para los Celtics, acompañado de su infaltable lectura de juego y esfuerzo defensivo, potenciaron a Boston para mantenerse en partido durante el segundo y tercer cuarto, a pesar de que no encontraron la manera de detener la ofensiva de los Pistons y su constante vía de anotación a partir de Andre Drummond y Tobias Harris. El base terminó el partido con su máxima de temporada con 23 puntos, 6 asistencias y 3 rebotes.

 

Sin embargo, los fallos defensivos y en especial, el peor partido que ha jugado Kyrie Irving (6 de 16 de campo y 6 pérdidas) desde su llegada a Boston le cortaron las posibilidades de ganar a los Celtics. Andre Drummond sumó unos salvajes 26 puntos con 22 rebotes, 4 tapones y 6 asistencias junto a los 31 y 8 rebotes de Harris, anotando en los momentos precisos y cerrando el juego a favor de la visita por 118-108. Los dirigidos por Brad Stevens terminaron con unas nefastas 17 pérdidas que, acompañada con la efectividad desde la linea para Detroit, terminaron siendo definitivas en la cuarta derrota de los Celtics en la temporada.

 

Foto: Twitter @Celtics

Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on Facebook¡Compártenos! ¡Muchas gracias!