Los Boston Celtics, por fin, consiguen derrotar 120-107 a L.A en un partido sin mucho nivel ante unos Lakers mermados por las lesiones. Liderados por un Kyrie Irving, maestro de ceremonias en aviones privados, con 30 puntos y mucho acierto, los de Stevens se alzaron con la victoria tras una mala primera parte, de la que supieron redimirse en una segunda en la que los tiros entraron.


 

Tras unos primeros compases en los que a Al Horford le entraba todo, los Celtics se vieron inmersos en un racha horrible desde el triple, que les impidió finiquitar el partido en la primera mitad. Los Lakers consiguieron aguantar hasta el descanso de la mano de LeBron James, obviamente, y de dos secundarios que jugaron a un muy buen nivel. Johnathan Williams y Moritz Wagner, desde el banquillo y estrenando titularidad respectivamente, dieron a los de Luke Walton ciertas esperanzas, poniendo en problemas la tercera victoria consecutiva de los Celtics en esta gira californiana.

El juego en esta primera parte se vio definido por una falta de acierto desesperante. El equipo encontraba una y otra vez tiros liberados, pero solo Irving conseguía meterlos. El hecho de conseguir con facilidad triples abiertos, bloqueó completamente la intención de atacar el aro, y los Celtics no pudieron irse en el marcador de un partido que debería haber tenido mucha menos emoción de la poca que tuvo.

 

 

Tras el descanso la pelota pudo encontrar mejor la red, y de la mano de un Marcus Smarten fuego” con tres triples seguidos, y de un Irving que anotó lo que quiso y cuando quiso, el equipo de Boston agarró el partido y no lo soltó hasta el final.

Los Lakers intentaron alguna acometida, pero su estrategia de doblar a Al Horford en defensa solo les salió bien en la desacertada primera parte Celtic. El dominicano, salvo por un par de pérdidas, dominó el partido desde el poste alto, repartiendo el juego y colocando a sus compañeros en una posición inmejorable para anotar.

Por parte de los Celtics los mejores estadísticamente fueron Kyrie Irving con 30 puntos, 7 rebotes, 5 asistencias y 66% en tiros de campo, los Marcus, con 16 puntos cada uno y Gordon Hayward que terminó con 15 puntos y un 75% en tiros de campo.

Del lado angelino, LeBron James con un triple doble de 30 puntos, 10 rebotes y 12 asistencias en tan solo 27 minutos, Moritz Wagner con 22 puntos y Johnathan Williams con 18 puntos y 10 rebotes.

 

Los Boston Celtics continuarán con su gira por el oeste el lunes ante los Clippers, partido complicado que trae muy malos recuerdos al aficionado y que esperemos termine de manera muy distinta.