Los Boston Celtics se recuperaron de la caída en Sacramento con una gran victoria sobre Los Angeles Clippers 119 a 115 en una excelente actuación de Kemba Walker y Jayson Tatum.

La primera mitad fue de Clippers

Con la baja de Jaylen Brown (dolor en la rodilla) y Paul George en Clippers (descanso) se esperaba un duelo entre las dos figuras destacadas de ambos equipos y el partido no hizo esperar por ello.

Kawhi Leonard salió en busca de ofensiva temprana y no defraudó. El gran problema para los Celtics estuvo en el colapso que producía el ex San Antonio para que sus compañeros sacaran réditos desde las esquinas, sobre todo Luke Kennard y Marcus Morris.

La alineación alta sumada, a la entrada de Grant Williams por Brown, no estaba funcionando para llegar a las ayudas secundarias del perímetro, por lo que los angelinos rápidamente sacaron ventaja de doble dígito que llegó a estirarse hasta los 16.

Los Celtics iniciaron peleados con el aro, tanto Kemba Walker como Jayson Tatum no encontraban la red. La solución vino desde la banca con la aparición de Carsen Edwards (parece haber recuperado su confianza) y junto a la vuelta de Pritchard los visitantes poco a poco parecieron meterse en juego.

Con la alineación baja (por momentos compartieron cancha Edwards y Kemba) los locales intentaron encontrar el miss match de altura y forzar el doblaje para descargar al perímetro. La estrategia angelina funcionó, pero el esfuerzo de los Kemba y Carsen compensaron  la debilidad.

Un muy buen cierre de Jayson Tatum en ofensiva achicó el margen a 11 para permanecer en juego e intentar la arremetida en la segunda mitad.

Los Celtics lo ganaron de atrás hacia adelante

Brad Stevens bajó la alineación para los segundos 24 minutos. Carsen Edwards tomó el lugar de Daniel Theis (lesionado en su rodilla) y la movilidad en el campo propio fue otro cantar.

Mucha concentración, movilidad y actividad con los cambios defensivos y las sobreayudas sobre Kawhi fueron las claves para que, desde la defensa se alimentara la ofensiva, que encontró en el tiro de tres puntos la puerta para volver al juego.

Grant Williams, Ojeleye y Pritchard se sumaron a la fiesta desde 7.25 para poner a los verdes al frente ante la sorpresa de Tyron Lue que trató de emparejar la situación subiendo la altura en la pintura de la mano de Zubac.

La gran defensa de Kemba Walker y una ráfaga de Jayson Tatum en ofensiva dejaron a los Celtics 7 puntos arriba en el marcador al final del tercero. La gran pregunta era cómo iban a reaccionar en el cierre, donde venían flaqueando desde el inicio de la temporada.

Lou Williams aprovechó la atención que acaparaba Kawhi Leonard para desatascar la ofensiva de los angelinos y ponerlos es partido nuevamente.

El cierre mostró lo mejor de los Celtics en mucho tiempo desde las decisiones defensivas, concentreados para atacar a Leonard con el doblaje o forzarlos a las pérdidas en el drible. Jayson Tatum y Semi Ojeleye fueron los encargados de detener a la estrella local, pero no hubo soluciones para Williams que puso al frente a los suyos con tan solo 45 segundos en el tablero electrónico.

Los fantasmas de los cierres fatídicos aparecieron cuando Tatum perdió una pelota frente a Batum, pero Kemba Walker con su confianza recuperada, puso a los verdes adelante.

Dos buenas defensas de los de Stevens sobre el ex San Antonio y un efectivo cierre desde la línea de tiros libres (Thompson, Grant y Kemba) le terminaron dando la victoria a los Celtics  119 a 115.

Jayson Tatum fue el goleador del partido con 34 pts, 7 reb y 4 robos, mientras que Kemba llegó a los 24 pts con 50% de campo, acompañado de Carsen Edwars se fue hasta los 16 pts.

Victoria necesaria para los de Massachussets que se ponen en récord positivo en la gira del Oeste con su segunda victoria en tres partidos. Este domingo en el NBA Sundays visitarán a los Suns en busca de su tercera victoria.