Todo venía relativamente bien, hasta que empezó a andar relativamente mal. La temporada de los Boston Celtics ha entrado en un slump en que se dan una concatenación de situaciones que explican este momento.

Los problemas en defensa de los Boston Celtics

 

Durante los primeros 25 juegos de esta temporada, el conjunto de Brad Stevens, mostró una gran disciplina y aplicación defensiva acompañada de mucha movilidad y despliegue físico. Los últimos partidos estas cualidades han desaparecido por completo.

Errores básicos en un sistema de ayudas el cual tiene que estar con niveles de atención muy altos explican como le están llegando con relativa facilidad al aro.

Los juegos contra Spurs y Sixers marcaron a las claras que los equipos saben como atacar a los Boston Celtics, y lo están haciendo con eficiencia. El lado débil está siendo explotado una y otra vez con cortes hacia el canasto una vez colapsado el lado fuerte de la cancha.

Los de Texas y los de Pensilvania hicieron la tarea de manera correcta, cargan el ataque sobre el lado del balón, juntan marcas y atacan el lado contrario ante una defensa que se la ve lenta, distraída y sin reacción.

 

 

A los verdes les están haciendo pagar distracciones básicas como perder a tu marcador, falta de comunicación en los cambios y errores de lectura como soltar al tirador para cerrar del lado fuerte.

Este tipo de errores no le están permitiendo a los Boston Celtics correr el contragolpe y alimentarse de puntos fáciles, lo que nos lleva a nuestro segundo apartado del día: los inconvenientes en ofensiva.

 

 

El slump también es en ofensiva

 

La caída del rendimiento también se ve en el otro costado. Pensábamos que con la vuelta de Kemba Walker el equipo iba a mejorar, pero han aparecido situaciones que no veíamos desde los albores del desastre de la campaña pasada.

Esta versión de los de Massachusetts, toma al pick and roll como la fuente principal del ataque, pero a diferencia con lo que vimos a principio de temporada, se está haciendo el trabajo a medias o simplemente abandonándose por el aclarado.

En los primeros 25 juegos vimos una versión muy aceitada del juego de pick and roll como muy bien explica en este video @coachdaniel.

 

 

Más allá del scouting que realizan los rivales, los de Brad Stevens están perdiendo el foco y la lectura en las mismas situaciones, muchas veces desesperándose cuando no encuentran el aro (Brown, Tatum y Hayward se combinaron 10-36 frente a 76ers).

Acá vemos dos buenas ejecuciones de Hayward, acompañada de una mala lectura en la tercera (Brown corta solo por línea de fondo y tira un alley a las nubes) y Tatum tiene solo a Theis en el pick and pop y decide jugar un aclarado contra un buen defensor como Horford.

 

 

El gran problema cuando no se hace la jugada correcta es que expones al equipo a retrocesos malos, como ocurre en ambas situaciones.

También podemos observar otro de los grandes inconvenientes que se están viviendo en los últimos partidos: la actitud. La transición defensiva en la jugada del final roza lo patético, sobre todo en Jaylen Brown que suelta a su marcador y lo deja jugar mano a mano con Theis que viene retrocediendo y no está establecido.

Las decisiones en ataque lastiman mucho a la defensa. El empecinarse con jugadas individuales de uno vs uno sabemos que solo produce malestar en los compañeros y exposición defensiva sin sentido.

Además de esto se ha perdido algo que este equipo hacía muy bien: leer quién era el que tenía la mano caliente y alimentarlo.

Kemba Walker y Marcus Smart eran los que estaban sosteniendo la ofensiva, pero Brown, Tatum y Hayward jugaron la individual o pasaron la pelota a jugadores de segundo orden o que no estaban en situación de ventaja, esto lastima y mucho porque no sirve al equipo de ningún modo.

 

Jayson Tatum y las lecturas para ir hacia adentro

 

Si algo le habían pedido a Jayson Tatum los Boston Celtics, era que atacara el aro con mayor asiduidad. Esto lo está cumpliendo y le estamos agradecidos, ya que con ello elimina los tiros de media distancia que tanto daño hacían.

Lamentablemente, la iniciativa no está teniendo resultados positivos de manera equilibrada, y esto ocurre porque no está sabiendo leer correctamente cuando debe atacar el aro con una ventaja, y cuando debe pasar la pelota o sacarla al perímetro.

 

 

Si nos acercamos a los niveles de concreción cerca del aro, los números de Tatum son malos: 57% según Basketball Reference en entradas a canasto, para que tengan una comparativa (Brown tiene 67% y un jugador de élite como Leonard (71%).

El ex de Duke llega desarmado al aro en la mayoría de las situaciones donde equivoca el camino, enfrentando a dos defensores, o no sabiendo ver la ventaja que el mismo genera para sus compañeros. Es joven, lleva dos años en la liga y va a mejorar, pero es algo en lo debe progresar si o si en caso de que quiera volverse un jugador de élite.

 

Brad Stevens y las decisiones sin sentido

 

En este proceso de caída del rendimiento, el entrenador tampoco a brillado por su actuación. En el encuentro con Washington, acertó metiendo a Tremond Waters, pero después se equivocó gravemente al sostener a Brad Wanamaker (pésimo partido) y no volver a meter al chiquitín en cancha que estaba siendo el factor diferencial.

En el juego vs Spurs, otra vez dejó al rival irse en el marcador al principio de juego sin cortar de entrada con un tiempo muerto, otra vez Popovich le dio una lección en este sentido, y parece que el bueno de Brad no entiende.

Por último, vs Sixers, estaba claro que el trío de aleros no estaba en su mejor momento, y Daniel Theis estaba siendo fundamental en defensa: ¿por qué motivo sacó al alemán los últimos minutos?

Una decisión que afectó la defensa, pero sobre todo el ataque, porque quien ocupaba la posición del teutón no tenía ni la más mínima idea de lo que tenía que hacer.

 

 

Todos y cada uno de los jugadores están atravesando un momento crítico en el juego, sumado a eso se viene la etapa más dura en cuanto a cantidad de partidos y back to backs, es momento de ver de qué está hecho este equipo, si se hunden como el año pasado o sacan adelante esta situación crítica.

Sí, sé que no hablé de Hayward y Brown…pero eso se lo dejo a Javi para que nos deleite con su opinión en los próximos días.

 

Fuentes:

Basketball Reference, Kevin O´Connor y Coach Daniel.