Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
¡Compártenos! ¡Muchas gracias!

Muchas cosas están pasando en Massachusetts por estos días: dos Gordon acaparan la atención, uno con la pelota ovalada y otro con la naranja. Los Red Sox (después de una campaña histórica) arrancaron su participación en postemporada frente su rival de toda la vida. Kyrie Irving tira abajo sus teorías conspirativas y dice que su compromiso con los Boston Celtics es a largo plazo… pero lo que todos nos preguntamos es ¿Cuáles son los principales desafíos para Brad Stevens este año?

 

La reinserción de Gordon Hayward

Lo dijo Álvaro Méndez en el último podcast, si era difícil el año pasado con un equipo nuevo, esta vez con un conjunto con su dinámica interna aceitada, nuevos actores primarios surgidos de las lesiones pasadas y el tiempo que ha pasado en el “dique seco” Gordon Hayward, no será algo que se solucione en un abrir y cerrar de ojos.

El ex Utah ha pasado por dos cirugías (la primera lógicamente tras la lesión y una segunda no programada) y esto retrasó su vuelta y puesta a punto para este campeonato, contribuyendo a que su primer vistazo no sea del todo bueno.

 

 

Según palabras del propio jugador, para mayo tendría que haber empezado a jugar 5 vs 5 pero solo ha podido hacerlo a principios de este mes debido a la remoción de la placa y tornillos de la primera intervención.

Ya sin dolor y luego de haber entrenado con su personal trainer, el estado físico del alero es óptimo, pero el básquet es un deporte de timing, reacción, distancias y eso se gana con juego. Esto decía Hayward a ESPN:

“Físicamente me siento bastante bien, pero todavía no en la cancha (…) Una cosa es ser físicamente capaz de hacer todo y otra tener el ritmo y el timing del jugador de básquet. La segunda cirugía fue un revés. Tenía muchas ganas de jugar 5 contra 5 todo el verano”

Si tomamos en cuenta los roles y las características del quinteto inicial, Brad Stevens debería colocar al ex Butler en una función que no es la que tendría si estuviese al 100%, y esto puede ser un aliciente para el entrenador mientras encuentra la puesta a punto del jugador. ¿A que me refiero con esto? Veámoslo en el siguiente apartado.

 

Jayson Tatum y Jaylen Brown en busca de su lugar

Si Hayward no puede cumplir con el rol que tendría que tener naturalmente como segunda espada, Jayson Tatum y Jaylen Brown pueden alivianar esa carga tomando ellos la responsabilidad anotadora y dejando al ex Jazz en una función más creativa y complementarias hasta que se sienta recuperado.

Los “Jays” han demostrado que pueden cargar con la ofensiva del equipo, por lo que dejar en una primera instancia a Hayward supeditado a otro tipo de funciones, podría aligerar el inconveniente de la superposición de roles.

 

 

¿Esto elimina el problema de la dinámica en el ataque y el conocimiento de que es lo que debe realizar cada uno? No, pero para iniciar puede facilitarle un poco el trabajo al entrenador.

Si algo se ha visto en los primeros encuentros de pretemporada es que los titulares están tratando de encontrar como funcionar entre ellos, aunque el camino no está siendo el indicado.

La utilización de jugadas de dos contra dos o aclarados no es la solución cuando hay proliferación de talento. Está claro que estos Boston Celtics son el equipo de Kyrie Irving, y que el base es la primera espada ofensiva, la cuestión es encontrar la dinámica para la participación de TODOS descansando en el accionar del juego colectivo y suprimiendo de esta manera los egos en favor del conjunto. Esto nos lleva al siguiente apartado.

 

Los Boston Celtics deben mirar hacia Oakland

Si observamos como los Warriors han lidiado con la proliferación de perfiles de triple amenaza y alto volumen anotador, podremos entender cual es el punto al cual quiero llegar. La respuesta a como determinar dinámicas de juego cuando el talento sobra es el dejar de lado el ego en favor de lo colectivo.

Siempre repito que cuando la pelota viaja más rápido que el jugador cosas buenas pasan y los de la bahía son un excelente ejemplo de ello. El pase como bandera lleva a que no existan problemas de peso específico a la hora de la ejecución, pero para ello se necesita, buscar el mejor tiro, en el mejor lugar y en la situación más efectiva, indistintamente de quien la ejecute.

Los Celtics del 2016 realizaban un juego de proliferación de pases y bloqueos indirectos para tratar de suplir su falta de talento del momento. Los de Steve Kerr hacen lo mismo, pero para aplacar las cuestiones personales y maximizar su efectividad, dificultando más el trabajo de la defensiva.

 

 

¿Los Celtics pueden ejecutar un estilo de juego similar? Claro que sí, tienen el personal adecuado para hacerlo, pero para ello necesitaran adecuar los roles y dejar de lado el juego en aclarado para ciertos momentos en que se lo necesite.

El motion offense ha sido aplicado por Brad Stevens durante mucho tiempo en su estadía en Massachusetts y parece que la idea era esa, hasta que se perdió a Gordon Hayward a inicios de la temporada pasada.

La baja del alero cambió el estilo de juego volcando mayor peso específico en el uno contra uno de Kyrie o el juego de parejas con Al Horford. La búsqueda del miss match para el ISO de Jayson Tatum o Jaylen Brown en el poste bajo fue otra de las variantes, pero ahora con el equipo completo y teniendo en cuenta lo que dijimos anteriormente de #20 el movimiento de pelota y los bloqueos para liberar y atacar espacios tiene que ser el camino.

Gordon Hayward y Al Horford son fundamentales en el rol de facilitadores de juego desde el poste alto, algo que ya trató de probar Stevens en el segundo partido de postemporada. Lamentablemente los sistemas no se están corriendo al completo y se está tirando ante el primer bloqueo.

Comparen la ofensiva de esta pretemporada con el último partido de la pretemporada pasada (mismos jugadores, pero distinta ejecución), presten atención a la intencionalidad de pases y los bloqueos en el lado contrario a la pelota.

 

 

A esto nos referíamos con que las intencionalidades eran otras en cuanto juego con Hayward al 100 % y, por lo tanto, ahora en un rol mas limitado para la anotación puede potenciar sus habilidades creativas y ser suplantado en una primera instancia por Jaylen Brown en ejecuciones de cortes por línea de fondo o triples off ball y por Jayson Tatum tanto sin pelota o como siendo generador tras drible.

Kyrie Irving ha demostrado que es un anotador insaciable. Claro que su nivel de ejecución es en su gran mayoría con el útil en sus manos, pero también puede pasar la pelota en los momentos en que desequilibra y colapsa la zona para alimentar a sus compañeros.

La potencialidad ofensiva que tiene este conjunto es increíble, pero tiene que maximizar las oportunidades y para eso tendrá que tratar de resignar el juego individual en busca de una mejor oportunidad en lo colectivo… así, como hacen los Warriors.

 

Fuentes

Declaraciones de Gordon Hayward extraidas de Espn