Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
¡Compártenos! ¡Muchas gracias!

 

Los Boston Celtics sacaron adelante un partido que tuvo una de las peores primeras mitades que ha disputado en la campaña, del desastre ofensivo a la catarsis de Kyrie Irving, el triple que empató el juego al final de Morris y la victoria tranquila en el tiempo extra. Una victoria bien a lo Boston en la noche del jueves contra los Phoenix Suns.

El primer cuarto fue de los peores que han hecho los Celtics en esta temporada. De un pobre inicio con 1 de 10 en tiros de campo y ventaja pronta de Phoenix por 11-3 a un resultado de 32-13 al final el cuarto. TJ Warren tenía 14 puntos con 4 rebotes y Devin Booker con 7 y 3 asistencias lideraban la parada para los locales que se aprovechaban de los nefastos porcentajes de tiro de Boston, que lanzaba para un 18% de campo y 13% de triple.

El segundo cuarto tuvo la misma tónica nefasta, con 13 puntos y 5 rebotes de Kyrie los Celtics iban abajo 35-55 contra los 19 puntos de Warren y los 10 con 7 asistencias de Devin Booker que mostró capacidad de lectura de juego en varias situaciones, liderando momentos claves de los Suns en la primera mitad. Los titulares de Boston diferentes al #11, no sumaron puntos en la primera parte y desde ahí, las cosas se hicieron cuesta arriba para los Orgullosos Verdes.

Kyrie Irving, la razón inexplicable:

La segunda mitad fue una completa locura. A lo largo de gran parte del mismo, Boston remaba para bajar la diferencia a menos de 10 puntos pero Phoenix lograba recuperar su ventaja. Sin embargo, al final del último cuarto, Kyrie Irving se vistió del líder que necesitaban los Celtics y se puso el equipo al hombro. Robos, asistencias, un tapón bestial a Booker y por supuesto, su pan de cada día, los puntos que se le caen de las manos que permitieron a Boston volver al partido, con una última jugada en la que dio el pase perfecto a Marcus Morris que anotó el triple para empatar el juego en 100 al terminar el tiempo regular y mandarlo a la prorroga. 

El overtime por su parte, fue dominado por los Celtics con triples de Brown e Irving y buenas defensas sobre Booker que al final se quedó sin gasolina en el tanque y terminó perdiendo el partido que iban ganando por 20, con un resultado final de 116-109 con 39 puntos, 7 rebotes, 6 asistencias, 3 robos y un tapón de Kyrie Irving que tuvo uno de sus mejores partidos en Boston, que ahora se prepara de cara al choque con los Utah Jazz en la noche del viernes. Te dejamos con el análisis de Andrés Villar luego de la victoria de los Celtics en Arizona.

 

 

Foto: Celtics.com