Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
¡Compártenos! ¡Muchas gracias!

 

Vaya por delante que la intención de este artículo en ningún momento es fomentar el odio de los aficionados. Una de las mil razones por la que es mucho más divertido seguir la NBA que digamos, por ejemplo, el fútbol, es porque los aficionados no están tan polarizados; por mucho que seas de los Boston Celtics y hayas tenido que sufrir a LeBron James durante década y media, aquí no hay problema en reconocer que es el mejor jugador de su generación y posiblemente una de las seis personas que han nacido en toda la historia de la humanidad con más talento para jugar al baloncesto.

La función del Despacho en este artículo es un poco como la de la RAE (“Limpia, fija y da esplendor” es quizás el mejor lema de la historia): recoger lo que se respira en la calle. Sí, a veces hemos sido culpables de lanzar un poco de gasolina a un fuego ya existente (#laconchadetumadreWade) pero nadie puede decir que hemos iniciado una corriente de odio dentro del aficionariado verde (Jeff Green).

En definitiva, y para cerrar esta introducción, todo empezó en el foro. Como cada semana, para preparar nuestro Podcast El Despacho (que ahora podréis encontrar hasta en Spotify) pedimos a los oyentes que nos dejasen sus dudas y preguntas sobre los Boston Celtics. Y en medio de la que quizás ha sido la semana con más originalidad en las consultas, Andres10onda nos preguntaba cuál era el top-5 de jugadores que más debería odiar como aficionado del equipo.

Cualquiera que lleve un tiempo siguiendo esta web y/o podcast, sabrá que hacer listas de cosas que me gustan o detesto es una de mis aficiones favoritas y en la que más tiempo invierto. Quizás sea todo culpa de Nick Hornby y esa novela que leí decenas de veces durante mi adolescencia, pero si algún día me ves andando por la calle o en el metro con la mirada pedida, seguramente esté pensando cuáles son los 5 mejores personajes de Brandon Sanderson o los 10 peores reyes en la historia de España. En definitiva, me pareció una pregunta tremendamente compleja como para responderla de manera rápida en un podcast y aquí estamos.

Como la pregunta era muy interesante y quería hacer una lista objetiva que nos representase a todos los aficionados de los Boston Celtics, decidí establecer una serie de condiciones que puntuaría de 0 a 10 y al sumar los puntos en cada categoría obtendría mi top-5. El problema es que también soy un puto vago y, desde luego, no iba a someter a todos los jugadores de la NBA (hay 450) a escrutinio, por lo que decidí hacer una pequeña consulta en twitter y solo analizar los nombres que ahí saliesen. Si tienes curiosidad por ver qué jugadores fueron los más votados, aquí puedes consultar la lista.

 

 

Criterios de evaluación

En total, son cuatro las categorías creadas para analizar de manera justa qué jugador ha hecho más méritos para ser odiado por una de las aficiones más leales y ruidosas del mundo del deporte.

  • Actuaciones contra el equipo / rendimiento normal: el bautizado por mi compañero Andrés Villar como el “síndrome del Cuatro de Copas“. Para el que no sepa de qué hablo, piense en Ish Smith, ese jugador de un nivel medio/bajo que por alguna razón que nadie alcanza a comprender, se convierte en All-star, internacional por su país, lleva la 10 y lanza todas las faltas.
  • Momentos significativos: para dejar claro el criterio de calificación y que no haya dudas a la hora de poner notas, 10 puntos en esta clasificación es lesionar al mejor jugador del planeta durante esas dos semanas para dejar a los Boston Celtics sin unas Finales NBA y el 0 es generar un pique con el jugador más blando del equipo para provocar que este te gane un séptimo partido en Playoffs y te quedes con cara de ameba en el banquillo.
  • Jugar para el enemigo: poco que explicar. Si has jugado para los Lakers te llevas 10 puntos, 8 para los Knicks, 3 si has compartido vestuario con LeBron o cualquier otro jugador que per se ya tengan una historia con los Boston Celtics, 7 para los Sixers y se te descuenta uno por cada año que hayas estado en los Brooklyn Nets entre 2014 y 2017.
  • Que tu persona atente contra todo lo que signifique ser un Celtic: hay jugadores que quizás nunca han tenido un momento destacado o grandes actuaciones contra los Boston Celtics pero su manera de ser, su personalidad o forma de actuar atentan contra la esencia misma de los Orgullosos Verdes. Pueden ser cosas tan distintas como ser un jugador egoísta en la pista, nacer en Canadá o haber protagonizado un reality show.

 

Menciones honorables

Antes de lanzar el top-5 de jugadores más odiados por los aficionados de los Boston Celtics, me gustaría hacer una parada en dos datos que me han llamado la atención a la hora de elaborar la lista.

  1. Pau Gasol no ha gritado lo suficiente: se ha quedado en una muy honrosa sexta posición. Sus gritos de niño pequeño cada vez que penetra a canasta y sus grandísimas Finales de 2010 no han sido suficientes para compensar lo madre que fue para los Boston Celtics en la consecución del título de 2008 y que en solo seis temporadas fuese capaz de mejorar sus registros anotadores contra los verdes pese a jugar solo dos partidos al año contra ellos durante la mayor parte de su carrera.
  2. Dwight Howard e Ish Smith, cuando el calor del directo te hace un peor analista. A cualquier aficionado de los Boston Celtics que suela ver los partidos de la franquicia en directo, o en diferido sin saber el resultado, y se le pregunte qué clase de partidos suelen realizar estos jugadores contra su equipo, te responderá invariablemente que los destroza… pues estamos todos equivocados. En las 13 temporadas que jugó el pivot entre 2004 y 2018 solo en ¡dos! fue capaz de anotar más puntos de media contra los verdes que contra el resto de la liga, algo especialmente significativo en uno de los hombres altos más dominadores de la historia y cuyos años de mayor éxito colectivo coincidieron con las dos épocas de reconstrucción que han vivido los Celtics desde la llegada de Danny Ainge a los despachos. Con Ish Smith el caso no es tan exagerado con solo dos años (no contamos aquellos en los que solo se jugó un partido) mejorando sus registros contra Boston.

 

5. Dwyane Wade – 31 puntos (5/10/10/6)

Lesionar a Rajon Rondo durante las Finales de Conferencia de 2011 que estaba ganando él solo y hacer lo mismo a Isaiah Thomas un par de semanas antes de que comenzasen los Playoffs son dos momentos que por separado sumarían 18 puntos y le servirían casi para ganar, pero esto es una competición justa, no como las Finales de 2006.

Baja sus puntuaciones porque su humildad a la hora de asumir el papel de segunda espada en todos los anillos que consiguió pese a ser el mejor jugador en la historia de la franquicia y, al menos en 2006, ser el mejor jugador del equipo encaja perfectamente en la filosofía Celtic- no logra quedar en blanco en esta categoría porque acabó saliendo de Miami por pesetero y puteó de lo lindo a los jugadores más jóvenes de Chicago. Por último, aunque jugó con LeBron James en aquellos innombrables Heat, pudo ganar tres anillos sin vestir de amarillo y púrpura.

 

4. Ray Allen – 32 puntos (8/8/6/10)

Todos sabemos por qué se ha llevado un 10 en la última categoría (traidor) así que no vamos a entrar ahí (traidor) y hablemos de las otras tres (traidor). Durante su carrera en la NBA masacró de mala manera a los Celtics, superando sus guarismos contra ellos en siete de las 12 temporadas que no jugó en Boston, incluido al año siguiente de marcharse cuando casi duplicó sus números al ver a alguien vestido de verde. Su salida de Boston, las declaraciones y actitud de su madre durante el tiempo de Allen en la franquicia y el hecho de haber protagonizado una película de Spike Lee justifican de manera sobrada su 10 en la cuarta y última categoría, y se queda en un raquítico seis en “Momentos significativos” porque los infinitos puntos de ser una pieza calve en el anillo de 2008 son rebajados por su salida.

Sí, en teoría esta iba a ser una lista formada solo por jugadores en activo pero él no está retirado ¿o sí? Bueno, si el puede anunciar su retirada tres años de hacerlo de facto, nosotros podemos incluirle aquí hasta que nazca una web de los Miami Heat en español.

 

3. Kevin Durant – 33 puntos (10/10/10/3)

El elegido, el jugador que llegó a la NBA para acabar con el imperio de los Miami Heat y que acabó traicionando cualquier principio que se haya formulado en aras de la competitividad, estaba claro que iba a acabar en esta lista. Podría haber logrado un puesto mucho más alto de haber tenido actuaciones más destacadas en el TD Garden pero si tenemos en cuenta que en solo tres de todas sus temporadas en la NBA fue capaz de mejorar contra los Celtics los números que lograba en temporada regular y nunca se ha enfrentado a ellos en Playoffs, su posición en la clasificación es realmente notable.

Tres sendos dieces en el resto de categorías. Todos ellos ganados a pulso. Su decisión durante el verano de 2016 superó a la tomada por LeBron James 6 años antes. El de Akron era incapaz de lograr el anillo, ganar a los Boston Celtics del Big Three era imposible para el equipo que tenía en Cleveland, por lo que decidió irse a jugar con sus amigos a Florida; lo que hizo Kevin Durant fue el equivalente a que LeBron se hubiese ido a Boston en su día… pero peor. Esto no solo le vale un 10 en la categoría de “Momento significativo” sino que le granjea otro en la de “Jugar para el enemigo” por transformar en 24 horas al equipo del pueblo en Satanás. Kevin Durant no solo atentó contra el principio de competitividad que necesita cualquier liga sino que nos impidió a todos disfrutar de uno de los mejores equipos de la historia.

Todo esto sin entrar en que una de las franquicias con las que se entrevistó ese verano fue a los Boston Celtics… tras ser cortejado por Tom Brady. ¿Unirse a tu enemigo en lugar de derrotarlos en la pista y dejar tirados a Tom Brady? El mayor antónimo que se puede encontrar a la palabra Celtic es Durant.

 

2. JR Smith – 36 puntos (5/10/11/10)

La Cenicienta del torneo… si Cenicienta tuviera la apariencia de Lady Gaga, claro. JR Smith no se ha prodigado especialmente contra los Boston Celtics a lo largo de su carera, mejorando su anotación contra ellos solo una de las últimas seis temporadas. El problema son los siguientes criterios, no solo ha jugado en los New York Knicks sino que eliminó a los Boston Celtics en la única ronda de Playoffs que dicha franquicia ha ganado en el Siglo XXI. No contento con eso, unió fuerzas con LeBron James durante cuatro temporadas en las que eliminó una vez a los Boston Celtics en primera ronda y dos en las Finales de Conferencia.

Todos esos ya serían motivos más que suficientes para entrar en este top-5 pero lo que le ha aupado hasta el podio han sido sus flagrantes acciones contra Al Horford hasta en dos ocasiones distintas y su estupidez a la hora de creer que podría ganar una pelea con Marcus Smart. Por último, ser un Celtic es abrazar lo que eres, Larry Bird abrazó con orgullo su apodo de “Paleto de French Lick“, por lo que un niño de familia bien que juega a ser el más gangsta de la NBA no tiene cabida en esta franquicia.

1. LeBron James 38 (8/10/13/7)

Es LeBron James.