Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
¡Compártenos! ¡Muchas gracias!

 

John “Hondo” Havlicek nació el 8 de Abril de 1940 en la localidad de Martins Ferry, Ohio. Hijo de padre checo y madre croata, fue un destacadísimo deportista durante su juventud, no solo en el básquet, si no también en Béisbol y fútbol americano. Como alumno en el secundario de Bridgeport, participó en estas tres disciplinas, donde fue nombrado jugador estatal del año en cada uno de estos deportes.

Su alta competitividad y talento lo llevó a que 35 de las universidades más prestigiosas de EEUU quisieran contar con sus servicios, ofreciéndole becas completas para desarrollar alguno de los deportes anteriormente nombrados.

“Hondo”, apodado así por una película de Clint Eastwood, concurrió finalmente a la universidad de Ohio State, donde además de estudiar, jugó en los equipos de béisbol y básquet. Dejó el fútbol americano, porque consideraba que tantos deportes lo iban a distraer de su preocupación principal que era el estudio.

Dentro de la cancha de básquet era donde más se destacaba, nunca fue un tirador excelso y aunque no destacaba por envergadura (1.96 mts), si lo hacía por su despliegue físico, con un jump-shot medianamente confiable y una inteligencia nata para explotar el contragolpe y generarse sus propias jugadas.

En su carrera  universitaria tuvo que cambiar completamente su estilo de juego, ya que compartía cancha con un tirador nato como Jerry Lucas (futuro número 6 del draft de 1962) así que su entrenador lo convirtió en el especialista defensivo del equipo, haciéndolo marcar siempre al hombre más peligroso del rival, lo que le obligó a prepararse siempre a conciencia.

 

Su intensidad y buena preparación física lo llevó a ser un jugador que corría la cancha como ninguno. Al ser un alero bajo en estatura le costaba mucho generarse sus lanzamientos, por lo que acogió a la defensa y el contragolpe como sus armas predilectas. Su futuro compañero en los celtics, Bill Russell, decía que era un “jugador total”, que podía cubrir varias posiciones y defender a jugadores, tanto perimetrales, como internos.

Hondo Havlicek en Ohio State

Hondo Havlicek con la camiseta de los Buckeyes

Su periplo en la NCAA lo llevó a disputar tres finales y a ganar un campeonato en el año 1960. También fue nombrado mejor jugador de la  conferencia en 1961 y 1962,  además de un All -América y All- Big 10, en 1962 y 1961 y el Jugador Más Valioso de Ohio State (MVP). En su último año, ya era el capitán del equipo y un referente de la institución, lo habían elegido sus compañeros en una votación secreta en la que obtuvo 11 votos positivos y solo uno negativo… el suyo, por supuesto.

Fue drafteado en el puesto #9 por los Celtics y comenzaría una carrera de 16 años vestido de verde, siendo el máximo anotador de la franquicia 26.395 (20.8 puntos por partido) y el  que más veces vistió su camiseta, 1270 encuentros.

Un dato por demás curioso: fue drafteado en la NFL por los Cleveland Browns y estuvo entrenando con ellos, antes de abandonar el equipo para unirse a los Celtics. También le ofrecieron contratos los Yankees de NY, los Tigers de Detroit y otros equipos más de la MLB, lo que habla de su enorme talento para el béisbol.

Justamente llegó tarde a los entrenamientos de verano con los Celtics, por haber estado haciendo la pretemporada con el equipo de fútbol americano. Sin haber hecho nada de básquet en cuatro meses sorprendió a todo el mundo. Esto decía el mítico Red Auerbach:

 “Estábamos atónitos… lo que Havlicek nos estaba mostrando no lo podíamos creer. Allí estaba él, sin haber tocado una pelota de baloncesto durante meses y fue por lejos el mejor hombre en la cancha”.

 

En su primer año tuvo que resignar tiempo de juego porque estaba en su posición, ni más ni menos, que Frank Ramsey (otro hall of fame) y según dicen el primer “sexto hombre” de la historia.

Red Auerbach le daba mucha importancia a la figura del “anotador” que venía del banco y que hoy vemos como algo común, pero en ese tiempo, el laureado entrenador, fue el primero en utilizar este tipo de estrategia. Luego del retiro del número 23, “Hondo” se ocuparía de mantener la tradición más viva que nunca.

En su año de novato y con minutos reducidos por lo anteriormente explicado, ganaría su primer anillo, ante quien sería su víctima predilecta, Los Angeles Lakers.  Jugó 80 partidos esa temporada promediando 14.3 pts y 6.7 reb.

En su segundo año y con un poco más de tiempo en cancha, rozó los 20 pts de promedio y se alzó con su segundo anillo. Esta vez, derrotando a otro equipo Californiano, los San Francisco Warriors.

En la temporada 64-65 y ya como un jugador fijo en la rotación, se volvería el héroe del equipo y la ciudad, cuando en el séptimo partido de finales de conferencia frente a los Sixers de Philadelphia y a falta de segundos para que terminara el encuentro, salvó a Bill Russell de uno de los pocos errores graves que tuvo en su carrera.

 

Boston tenía la posesión y se encontraba un punto arriba en el marcador, pero Russell se equivocó en la salida de fondo y le cedió la pelota a los SixersHavlicek haría el robo más famoso de la historia de la nba, al anticipar el pase y cachetear la pelota para que Johnny Most, el relator del momento, inmortalizara el: “Havlicek stole the ball! Havlicek stole the ball!” y le diera el pase a la final, para luego ganar fácilmente el duelo ante los Lakers por 4-1.

 

 

Es significativo, que la jugada más destacada de su carrera sea un robo, justamente es lo que pinta de cuerpo y alma a Havlicek, siempre estuvo a disposición del equipo en lo que se necesitaba. Cuando tenía que defender, lo hacía y vaya que lo hacía bien!, cuando tenía que anotar, anotaba, cuando tenía que rebotear lo hacía. Siempre fue la pieza clave del rompecabezas llamado Boston Celtics.

En su cuarto año en la liga, otra vez se llevaría el campeonato y sería elegido dentro del segundo quinteto de la NBA, con su compañero Bill Russell. Ese año los Celtics llegarían a su octavo título consecutivo (cuarto de John). En una disputadísima final, dejarían en el camino a los Lakers en una serie electrizante a siete partidos. “Hondo” cerraría el año con 18.8 pts y 6 reb.

La racha ganadora de la franquicia seria interrumpida al año siguiente, pero solo por ese momento, ya que nuevamente en la temporada 67/68 y 68/69 los Celtics conseguirían el bicampeonato. John conseguiría llegar a los 20 pts de promedio y aumentar su cantidad de rebotes a casi 8 por encuentro.

 

Del 70 al 74 Boston atravesó una etapa de reconstrucción luego del retiro de Bill Russell. Havlicek tomó el control del equipo, y por primera vez en su vida, pasó de ser un jugador más en el andamiaje, a ser el más importante del plantel,los números más altos de su carrera así lo indican (28.9 pts, 9 reb y 7.5 ast en la temporada 70-71). Se mantuvo fiel a la franquicia, rechazó un contrato millonario para jugar en la ABA (liga que competía con la NBA) y con la llegada de Tom Heinsohn a la conducción del equipo, readaptaron la idiosincrasia de juego de los Celtics, volviéndolo un conjunto de ataque total, que se movía al ritmo de Jo Jo White, Dave Cowens y John Havlicek.

Hondo Havlicek junto a Tommy

Tom Heinsohn y Hondo Havlicek festejando un título más

 

Obtendrían el campeonato del 74 derrotando en la final a los Milwaukee Bucks  de Kareem Abdul-Jabbar y donde John se alzaría con el MVP de las finales. Este campeonato es el llamado “Havlicek´s Championship” por la incidencia que tuvo el alero durante todo el torneo. Así describía la relevancia de “Hondo” para el equipo Dave Cowens:

“John lo hace todo por nosotros. Él crea la confianza debido a su forma de jugar, nosotros solo tenemos que ir y recoger lo que él nos da”.

 

Dos años más tarde Boston ganaría el campeonato nuevamente.

Con el retiro y traspasos de varios de sus compañeros, John no quiso pasar nuevamente por un proceso de reconstrucción y abandonó la actividad basquetbolística para siempre, dejando una mancha indeleble en el corazón y la historia de la franquicia.

Havlicek más que ningún otro jugador, más que Cousy o Russell o Bird,  se convirtió en el eslabón de la cadena de la historia de los Celtics. Compartió cancha con todos los referentes de la institución (Cousy, Russell y Auerebach) y de haber esperado un par de años, lo podría haber hecho con Bird, pero su tarea ya estaba realizada8 campeonatos, mayor anotador de la franquicia, máxima cantidad de partidos jugados, 6114 asistencias, MVP de las finales del 74 y 13 veces All Star.

Su camiseta número 17 fue retirada en el año 1978, e ingresó al salón de la fama de la NBA en el 84, ahora divide su tiempo entre sus negocios de comida rápida y la familia, en su Ohio natal. Es una de las máximas figuras en la historia de la franquicia.

 

Si hubo un jugador que refleja el espíritu celtic, ese fue John Havlicek, siempre puso por delante el equipo a sus necesidades individuales y por 16 años fue la pieza más difícil del rompecabezas llamado Boston Celtics.