Parecía que las palabras de Kemba Walker luego de un partido reciente estaban retumbando en el TD Garden, cuando aseguró que uno de ellos iba a tener su noche en cada partido y el resto iba a entender para facilitarle las cosas.

Pero, ¿Qué tal si fueran dos? Y para más éxtasis de los aficionados, ¿Qué tal si fueran los Jays?


Bueno, el encuentro entre los Celtics y los Cavs fue la excusa perfecta para que eso sucediera cuando entre Tatum y Brown se turnaron las mitades, la primera para Jayson que hizo su career high en un tiempo con 24 puntos mientras que en la segunda, su fuerza ofensiva fue eclipsada por un descabellado Jaylen, que llegó a los 34 puntos y la máxima de toda su carrera con una confianza que desborda por todo el mundo, liderando a los orgullosos verdes por 129-117.


Con un último cuarto brillante de Brown, los Celtics lograron descansar a sus figuras de cara al back-to-back del sábado contra los Raptors y poner a lo profundo de la banca. Curiosamente, los Celtics pusieron 10 tapas contra los 3 de los Cavs, y además dominaron los rebotes, de forma que hubo poco que hacer para los visitantes en un fuerte tercer cuarto.


Reporte final de los Jays: Jaylen terminó con 34 puntos, 9 rebotes y 2 asistencias, mientras que Tatum con 30, 5 tableros y 2 tapones. Junto a ellos, tanto Enes Kanter como Kemba Walker superaron los 10 puntos.

Inmediatamente, la cabeza de Boston ya está concentrada en lo que será el partido del sábado contra unos rivales directos, los Raptors, luego de la tranquila victoria en navidad en condición de visitante. Y, si todo sale bien, esperan contar de vuelta con Marcus Smart.

 

Foto: Celtics.com