Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
¡Compártenos! ¡Muchas gracias!

 

Los Boston Celtics perdieron en su segunda salida consecutiva, esta vez ante los Denver Nuggets de un infernal Jamal Murray que terminó anotando 48 puntos en la victoria de su equipo por 115-107 en una noche que Kyrie Irving anotó 31 tantos, 5 asistencias, 5 rebotes y 3 robos en el equipo de Brad Stevens.

El primer parcial del partido tuvo un rendimiento ejemplar de los Celtics, que anotaron 34 puntos y repartieron la pelota como mandan los cánones. 12 asistencias, 4 de 7 de la línea de tres y 8 jugadores anotando fueron puntos vitales de un rendimiento de un equipo de Boston que tenía en Irving a su principal anotador.

Sin embargo, rápidamente ese rendimiento decayó. Los triples dejaron de entrar, la pelota no circulaba de la misma forma y la defensa no sostuvo la ventaja, permitiendo a los Nuggets 69 puntos entre el segundo y tercer cuarto, tomando ventaja de 8 de cara al último parcial, en el que Jamal Murray iba a cerrar el negocio.

Con 48 puntos, 5 rebotes y 4 asistencias, Jamal Murray fue un asesino tremendo para los Celtics que acabó con la resistencia que tanto Marcus Smart como con Jaylen Brown que no encontraron la forma de pararle sus constantes embestidas al aro. Al final, con el reloj acabándose, lanzó un triple para superar los cincuenta puntos que no gustó a los jugadores de Boston y terminó con Kyrie lanzando la pelota a la tribuna evidentemente molesto con ese tiro innecesario de Murray. ¿La próxima parada de esta gira que empezó mal para los Boston Celtics? Los Phoenix Suns. Buen rival para intentar recomponer en la carretera.

 

Foto: Celtics.com