Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
¡Compártenos! ¡Muchas gracias!

 

Los Boston Celtics jugaron su cuarto partido en esta desgastadora gira que los ha llevado a recorrer miles de millas alrededor de los Estados Unidos y que en la noche del viernes los enfrentó a los pesados Utah Jazz, que moviendo la pelota y con una defensa férrea terminaron derrotando a los Celtics por 123-115.

La primera mitad del partido fue pareja, con ambos equipos teniendo sus momentos y especialment con un Joe Ingles en su salsa, anotando los tiros abiertos y aprovechando la buena ejecución de Utah que aprovechó el partido más para abuchear a Hayward que para alentar a los suyos. La ausencia de Kyrie Irving por razones personales se hacía notar en los Celtics pero no era protagonista cuando los de Brad Stevens se iban al descanso abajo por 58-51.

Para empezar el tercer cuarto, Boston dejó la defensa en los camerinos y desde ahí, los Jazz se pusieron arriba por más de 15 y la cuestión se puso cuesta arriba. Pero como todos esperábamos, los Celtics pusieron todo su fuego en el partido y a partir de Marcus Smart, su intensidad, el movimiento de balón y una leve mejoría defensiva, terminaron poniendo a Boston a cuatro en el marcador, pero los triples de Jae Crowder, el ánimal de Donovan Mitchell y la defensa de Gobert terminó sentenciando la victoria para Utah por 123-115.

La figura del partido fue Joe Ingles, que castigó a los Celtics todo el partido y anotó 27 puntos, pasó 7 asistencias y atrapó 5 rebotes. Con un apartado especial para Jae Crowder, que parecía estar jugando su partido a parte cuando liquidó el partido para Utah con 20 puntos, 6 rebotes y 4 asistencias. Para los Celtics, Terry Rozier fue el máximo anotador con 22 puntos, 6 rebotes y 3 asistencias y Marcus Smart sumó 4 triples en momentos vitales del partido en la intención de remontada Celtic en Salt Lake City. Próxima parada? Damian Lillard Evan Turner y sus duros Portland Trail Blazers.

 

 

 

Foto: Celtics.com