Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
¡Compártenos! ¡Muchas gracias!

 

En uno de los tantos partidos que trajo la NBA en su tradicional y respetado Martin Luther King Day, los Boston Celtics se midieron con los Miami Heat en un partido que terminó siendo más apretado de lo que debería, con un preocupante rendimiento de la segunda unidad pero con el descomunal Kyrie Irving, que esta vez tuvo su máxima de carrera en robos con ocho para liderar a los Celtics a la victoria por 107-99 en la novena victoria consecutiva en casa para los de Brad Stevens.

Fue un partido que bien podría retratar lo que ha sido la temporada para los Boston Celtics, con un quinteto titular que permitió a los de Brad Stevens tomar una ventaja cómoda pero tan pronto como los suplentes tocan la pista, los rivales empezaron a reponerse en el marcador. 

La ventaja, que llegó a ser de 22, terminó siendo de ocho puntos al final del partido, con una nueva paliza de la banca de Miami a la de Boston, con 66 puntos para los suplentes de Spoelstra contra los 23 de los de Brad Stevens. Luego de un descomunal tercer cuarto, Miami apretó a Boston en el último parcial pero no le alcanzo la gasolina para poner en aprietos de nuevo a los verdes.

Finalmente, la victoria fue para los Celtics 107-99 con un partidazo (de nuevo) de Kyrie Irving, que sumó 26 puntos, 10 asistencias y una nueva máxima de carrera con 8 robos, al borde de una inusual y complicada triple decena. Ahora, los Celtics vuelven a acción el miércoles 23 de enero, cuando se enfrenten con los Cleveland Cavaliers.

 

 

Foto: Celtics.com