Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
¡Compártenos! ¡Muchas gracias!

 

Los Boston Celtics siguen en su gira por el oeste y viajaron al Oracle Arena para medirse con los Golden State Warriors luego de la vibrante batalla en el último enfrentamiento entre ambos equipos en la que Boston salió vencedor 92-88 con el excelso rendimiento defensivo de los dirigidos por Brad Stevens en la segunda mitad.

El partido arrancó de la mejor forma posible para los Celtics, con ventaja de doble dígito temprano en el partido y un intratable Kyrie Irving que anotó 14 puntos en el primer cuarto sin fallar en sus nueve lanzamientos al aro para que Boston tuviera ventaja de 10 al cierre del parcial. La defensa de Boston mantenía limitados a los Splash Brothers y Durant no era preponderante en el ritmo del partido, con todo a pedir boca de los visitantes.

Sin embargo, tan pronto como Irving se sentó a descansar al inicio del segundo cuarto, los Celtics perdieron el norte ofensivo y los Warriors aprovecharon la profundidad de su plantilla para volver a juego con el gran rendimiento de sus suplentes. Con el partido nivelado y el regreso de Uncle Drew, el juego empezó a tornarse en un tremendo duelo individual entre Kyrie y Steph Curry, que sigue haciendo números desorbitados desde su lesión,  brindando ambos un tremendo espectáculo en la segunda parte.

Con una de las actuaciones como aquellas que lo hicieron entrar en el estrellato global, Curry se salió en el tercer cuarto con 18 puntos, cuatro triples y varios disparos con una velocidad de ejecución impresionante, imposibles de defender para Irving, Rozier o Tatum, todos víctimas del único MVP unánime de la historia que inclinó la balanza a favor de los Warriors para irse con ventaja de siete al último cuarto.

En el cierre, Irving y Curry pusieron un show con increíble capacidad de acierto en tiros de una dificultad asombrosa. Ambos dejaron lo mejor que tenían en la cancha y al final del juego, el partido estaba en la linea. Sin embargo, el fallo de Horford en un gancho simple frente al aro permitió que Curry iniciara la contra y clavara el triple a la carrera, al que luego pudo añadir una bandeja y abrir una brecha muy larga para Boston, que lo intentó y estuvo muy cerca luego del triple de Rozier, pero se quedó corto y cayó por 109-105. 

Curry terminó con 49 puntos, 5 asistencias y 4 rebotes que fueron demasiado para los 37 puntos con 4 asistencias de Irving, que estuvo acompañado de los 20 puntos de Jaylen Brown en la segunda derrota de la gira por el oeste que termina el lunes ante los Denver Nuggets.

 

Foto: Warriors.com