Tras una lastímera racha de tres derrotas, la última de ellas contra los Milwaukee Bucks, los Boston Celtics tuvieron dos reuniones en las que se hablaron los temas a trabajar para el buen andar del equipo en las semanas venideras. En la noche del domingo, los Celtics tuvieron un rival de bajo calibre que les permitió cambiar la tónica ante los aficionados del TD Garden y volver a la victoria por 119-103 en una noche inmaculada para Kyrie Irving y compañía.

Con el regreso de Al Horford y Marcus Morris a la alineación titular, los Boston Celtics sintieron una clara mejoría en su funcionamiento y desde el principio del partido se mostraron más fuertes que los Hornets, luego de un primer cuarto parejo, sacaron 18 puntos de ventaja en el segundo para irse 21 arriba al descanso y administrar la ventaja a lo largo de toda la segunda parte, en la cual a pesar de perder el último cuarto por 1 1 puntos, el Gino Time fue protagonista en las gradas del TD Garden.

Finalmente, Kyrie Irving sumó 25 puntos con 5 asistencias y 4 rebotes en poco menos de 29 minutos de juego, seguido por los 17 tantos de Jayson Tatum y los 12 con 8 de Marcus Morris. Desde la banca, Robert “TimeLord” Williams tuvo buenos minutos desplegando su impresionante capacidad taponadora. Ahora, Boston se prepara de cara al 25 de diciembre, cuando en el clásico juego de navidad se enfrente a los Philadelphia 76ers en un abarrotado TD Garden.

 

Foto: Celtics.com