Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on Facebook¡Compártenos! ¡Muchas gracias!

 

Los Boston Celtics visitaban Milwaukee para medirse con los Bucks por segunda vez en la temporada luego de que una semana atrás, los dirigidos por Jason Kidd se llevaron la victoria del TD Garden. Brad Stevens sigue experimentando en el quinteto inicial y esta vez salió a la cancha con Kyrie Irving, Jaylen Brown, Jayson Tatum, Al Horford y Daniel Theis para jugar en una cancha vintage conmemorando la antigua MECCA en la que jugaban los Bucks de antaño.

En el inicio del partido, los Celtics sufrieron de sobremanera con las pérdidas de balón (7) que no permitían establecer un ritmo fluido en su ofensiva. Sin embargo, la buena defensa sobre Giannis Antetokounmpo y la perfección de 10 de 10 desde la linea de tiros libres, daba a Boston ventaja de 28-23 luego de los primeros doce minutos de juego, encabezados por los nueve puntos de Irving que empezó encendido el partido.

El segundo parcial inició de manera paupérrima para los Celtics, que sufrieron con el ingreso de su segunda unidad y no encontraban la canasta, hasta que Irving y Horford salvaron las castañas para mantenerse en juego. Los porcentajes cayeron a 35% de campo y 18% de triple, dejando a merced el control para los Bucks, que se pusieron arriba 44-43 al cierre de la primera mitad, con Horford sumando 11 puntos y 5 rebotes a la causa de los Celtics.

El armador de los Celtics siguió en su racha en el tercer parcial para sacar a los Celtics del problema en el que estaban metidos cuando Antetokounmpo empezó a calentar motores, acompañado de un brillante Horford y Tatum siempre a la altura, Boston se mantenía en control 72-69 de cara al último parcial, incluyendo una racha de 19-8 para cerrar el cuarto. Para la visita, el griego ya contaba con 22 puntos, 5 rebotes y 5 asistencias.

Un frenético inicio de cuarto, con una racha de 7-0 incluyendo cuatro puntos de Terry Rozier y un triple que despertó del letargo a Marcus Smart, permitieron que Boston tomara un aire que no iba a dejar escapar el resto del partido. Irving letal con su control de balón y definición en la pintura, junto a la tenacidad defensiva que mostraron todos en el último cuarto, dieron como resultado una emocionante victoria 96-89 que deja sensaciones más que positivas de cara al futuro del equipo.

Kyrie Irving terminó con 24 puntos, 7 asistencias y 3 rebotes junto a los 27 puntos, 9 rebotes y 4 asistencias de un celestial Al Horford que se cargó la ofensiva del equipo cuando “Uncle Drew” estaba en la banca y mantuvo la serenidad para Boston cuando más lo necesitaban.

 

Foto: Celtics.com

Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on Facebook¡Compártenos! ¡Muchas gracias!