Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
¡Compártenos! ¡Muchas gracias!

 

Los Boston Celtics recibieron a los Minesotta Timberwolves en un partido tranquilo que, a pesar de la ausencia de Kyrie Irving, tuvo a Gordon Hayward como amo y señor de la segunda unidad para dominar a los Wolves durante todo el encuentro y terminar ganando por 115-102.

El ingreso de Terry Rozier por Kyrie Irving, casi de manera anunciada, fue espectacular. Metió sus cinco primeros tiros al aro y a partir de ahí, Boston tomó ventaja en el marcador. Al salir la segunda unidad a pista, Gordon Hayward volvió a ser fundamental contra los lobos, encendido en ataque y distribuyendo la pelota como en sus mejores épocas y ayudando a que los Celtics tomaran ventaja de dobles dígitos en el segundo cuarto.

Por supuesto, es obligatorio mencionar la clase gratuita de baloncesto dominicano que le ofreció Al Horford a Karl Anthony Towns, con sendas jugadas en ambos costados que dejaron en claro quién es el Jefe en la pintura. Un susto terrible llegó en el tercer cuarto cuando Marcus Smart dislocó su hombro, pero resultó pareciendo más grave de lo que era y pudo regresar a cancha pronto en el mismo parcial. A pesar de la clara baja de rendimiento tras la salida de Marcus, Boston pudo recuperar el liderato y sellar la victoria por 115-102.

Ahora, los Celtics descansan para medirse el viernes en la noche contra el fenómeno Luka Doncic y sus Dallas Mavericks.

 

Foto: Celtics.com