En un partido raro y bastante trabajado, los Boston Celtics volvieron a ganar y suman su quinta victoria consecutiva en el encuentro que los enfrentó a los Cleveland Cavaliers, un equipo limitado que con muy pocas armas le hizo daño a los Celtics, aunque los de Brad Stevens terminaron ganando 109-103 en condición de visitante.


Gordon Hayward fue la gran figura del partido. El alero de los Celtics inició la noche en llamas y siguió así a lo largo de todo el partido: terminó con 39 puntos y 8 asistencias, cargando por completo la ofensiva verde que encontró hoy una de ss mejores versiones en lo que va de temporada. Junto a él, Kemba Walker anotó 25 puntos y Jayson Tatum sumó 18 con 7 rebotes para la causa visitante que sumó 60 puntos en la banca y 24 del banco.


Sin embargo, el gran lastre de los Celtics fue la defensa. Los Cavs entraban a su disposición a anotar en el aro de los verdes que de a poco fueron cediendo terreno en un marcador que tendría que haber sido mucho más abultado por la diferencia de calidad entre ambos equipos. Cabe resaltar, por supuesto, el impacto de Marcus Smart marcando a Kevin Love, demostrando una vez más su nivel defensivo y su deseo competitivo que terminaron frenando al ala-pivot de los de Ohio.

El jueves 7 de noviembre, los Celtics vuelven a salir a la cancha para enfrentarse con los Charlotte Hornets en el primer duelo de Kemba Walker ante su ex equipo en esta nueva temporada de NBA. El encuentro será el jueves a las 8:00 pm hora del este en un nuevo choque de los capitalinos en la temporada 2019-2020.

 

 

 

Foto: Celtics.com