Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
¡Compártenos! ¡Muchas gracias!

 

Los Boston Celtics siguen imbatibles en la última semana y sumaron su cuarta victoria al hilo con una nueva energía ofensiva y un movimiento de balón mucho más fluido que les ha permitido encajar esta racha positiva para cerrar febrero. En esta ocasión, la víctima fueron los Charlotte Hornets que luego del buen inicio de tercer cuarto fueron incapaces de volver al partido y dejaron una victoria fácil para los Celtics por 134-106.

El primer cuarto fue el termómetro de lo que sería el resto del encuentro, los Celtics anotaron el 60% de sus tiros de campo en una jornada inmaculada de Kyrie Irving, que anotó 16 puntos en el parcial y era el líder anotador del encuentro que tenían bajo control los Orgullosos Verdes por 37-31, con rotación de balón y a partir de la insuficiencia de los exteriores de los Hornets para frenar el impulso anotador de los de Stevens.

Sin embargo, a pesar del buen rendimiento de los Celtics, la ventaja seguía siendo de ocho al entretiempo, con 24 puntos para Irving menos de 16 minutos de juego, acompañado de los 9 puntos que depositó Marcus Morris saliendo desde la banca. A Charlotte lo mantenía en juego un Kemba Walker sólido, con 21 puntos y un marcador hasta entonces accesible para la visita.

La segunda mitad, sin embargo, fue controlada totalmente por los Celtics, que rápido llevaron su ventaja a los dobles dígitos. En el tercer cuarto, anotaron 16 puntos más que los rivales y sumaron 20 de ventaja, a partir de Irving intratable y la fortaleza defensiva de Marcus Smart. En el último cuarto, Kyrie ni tuvo que volver a la cancha con 12 minutos completamente innecesarios y un marcador final de 134-106, contando los 34 puntos, 5 asistencias y 4 rebotes que aportó el base a la causa de los de Brad Stevens.

 

Foto: Twitter @Celtics