Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
¡Compártenos! ¡Muchas gracias!

 

Unos maltrechos Boston Celtics viajaron a la ciudad de los vientos para medirse con el peor record de la Conferencia del Este. Sin Kyrie Irving ni Marcus Morris, Boston inició el juego con Marcus Smart, Jaylen Brown, Jayson Tatum, Al Horford y Aron Baynes contra Kris Dunn, Justin Holiday, Denzel Valentine, Nikola Mirotic y Robin Lopez para los locales Bulls.

El primer cuarto fue el único en el que los Celtics pudieron hacer frente a los Bulls, pero desde el inicio se mostraron muy blandos en defensa, permitiendo a Nikola Mirotic 13 puntos en el parcial. Ante la ausencia de su mejor jugador, siete jugadores anotaron en el primer cuarto y la ventaja era la mínima de 29-28 para los de Stevens al cierre del cuarto.

El segundo cuarto fue el que quebró el partido cuando la ofensiva de los Celtics se secó por completo y encajó una racha de 24-2 en contra, con los polémicos Bobby Portis y Nikola Mirotic encendidos y carburando la ofensiva de los Bulls. La desventaja era de 56-42 al entretiempo y para los Celtics el máximo anotador era Marcus Smart, que sumaba 11 puntos con 4 asistencias.

La segunda parte del partido fue un trámite para los Bulls, los Celtics nunca lograron encadenar una racha que los devolviera al juego y con la ofensiva de los locales en ritmo, se hizo imposible esperar el milagro en un partido en el que se notó una clara diferencia de intensidad entre ambos equipos. Temprano en el último cuarto, Stevens se dio por vencido e ingresó a lo profundo de la banca -encabezados por Guershon Yabusele- en lo que terminó siendo una dura derrota por 85-108. El máximo anotador de los Celtics fue Al Horford con 15 puntos, junto a sus 5 asistencias y 4 rebotes.

 

Foto: Twitter @Celtics