Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
¡Compártenos! ¡Muchas gracias!

 

En una nueva presentación lamentable de los Boston Celtics, los Charlotte Hornets fueron lo suficientemente listos para leer los errores en los cambios defensivos de Boston, que le puso una cena a Kemba Walker para que sumara 43 puntos, 5 asistencias y 4 rebotes en la victoria de su equipo por 117-112 y un nuevo tropezón de estos Celtics que no encuentran la forma de empezar a ganar partidos al hilo.

A pesar de ser un partido en su gran mayoría parejo, los Celtics fallaron en momentos clave, cuando se sabía que Kemba Walker podía explotar al interno que quedara con él luego de la pantalla y desde ahí, los Hornets se hicieron una fiesta. Como viene siendo costumbre, pasajes de buen juego en ataque con un gran movimiento de balón pero opacados por la parquedad en defensa y por supuesto, por los lapsos que terminan permitiendo a equipos inferiores, como estos Hornets, sacar otro partido importante a su favor.

Kyrie Irving dejó su mejor versión pero no le alcanzaron sus 27 puntos, 11 asistencias y 5 rebotes para llevar a los Celtics a buen puerto. Otros cinco jugadores de Boston sumaron más de 10 puntos pero, entre el desacierto desde la línea de tres y la mucho mejor lectura que tuvieron los Hornets, el partido se quedó para los de Walker que sigue en una temporada de ensueño y esta vez, si logró quedarse con la victoria.

La próxima parada de los Celtics vuelve a ser el TD Garden, cuando el miércoles 21 de noviembre se enfrenten a los New York Knicks a las 7:30 del este en un partido aparentemente favorable que puede ser un buen punto para empezar a cambiar las sensaciones de lo que va de temporada.

 

Foto: Hornets.com