Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
¡Compártenos! ¡Muchas gracias!

 

Hoy, domingo 17 de Junio de 2018, se cumplen diez años desde que los Boston Celtics completasen la mayor victoria en la historia de las Finales de la NBA y colgasen del techo del TD Garden su banner número 17. Armado apenas diez meses antes de esa fecha, el equipo entrenado por Doc Rivers había logrado durante la temporada regular un total 66 victorias, 42 más que el año anterior en lo que sería la mayor transformación de una franquicia de un año para otro que jamás se haya visto en la NBA.

 

Pese al absoluto dominio mostrado durante la Regular Season, donde el equipo jugó como una auténtica apisonadora defensiva desde antes que comenzase la misma – con aquel preludio hoy mítico de Milán, los Boston Celtics no serían capaces de ganar un partido fuera de casa en post-temporada hasta alcanzar las Finales de Conferencia contra los Detroit Pistons.

Quizás la serie más recordada de esos Playoffs fuesen las semifinales contra los Cleveland Cavaliers. El Game 7 es uno de los mejores encuentros de este sigo, con Paul Pierce y LeBron James enfrentándose en un mano a mano en el que de Akron acabaría con 45 puntos, 6 asistencias y el de Inglewood con 41 puntos, 5 asistencias y la victoria.

Si la NBA había registrado el año anterior uno de los peores registros de audiencia desde la llegada de David Stern al sillón del comisionado a causa de unas Finales entre dos de los mercados más pequeños de la NBA (San Antonio y Cleveland), las de 2008 volverían a revivir una de las mayores rivalidades deportivas del mundo: los Boston Celtics contra Los Angeles Lakers. En total, ambas franquicias se han enfrentado 361 veces (201-160 para Boston) y la de 2008 era la undécima Final en la que se encontraban; pese a que el marcador estaba claramente a favor de los Orgullosos Verdes con 8 victorias y solo dos derrotas, eran los angelinos quienes se habían llevado el gato al agua las dos últimas ocasiones (1985 y 1987).

Si los Boston Celtics se habían armado el verano pasado, los Lakers habían acabado de formar el equipo que se presentaría en las Finales durante el mes de febrero. El día 1 de ese mes, Pau Gasol dejaba los Memphis Grizzlies a cambio de Kwame Brown, Javaris Crittenton, Aaron McKie, los derechos de drafteo de su hermano Marc Gasol y sus primeras rondas de 2008 y 2010.

Las Finales, con un total de seis encuentros, tuvieron al menos tres partidos que serán recordados por los aficionados durante décadas. Empezando por el Game-1 en el que Paul Pierce saldría en silla de ruedas de la pista para volver y sentenciar al encuentro en Boston, hasta llegar a ese sexto en el que los Celtics cerrarían la serie, pasando por el cuarto en Los Angeles en el que los Celtics remontarían un total de 24 puntos gracias a un parcial 21-3 liderados por su capitán y P.J. Brown.

En resumen, diez años desde que Anything is Possible!