Como era de esperarse, los Boston Celtics sufrieron en su primer partido de la temporada ante los Philadelphia 76ers de Al Horford y no lograron salir victoriosos tras un buen encuentro de Gordon Hayward con 25 puntos y 5 rebotes en el inicio de un nuevo periplo para los dirigidos por Brad Stevens en la NBA.

A pesar de momentos de buen basket y acierto colectivo, Boston no la pasó bien para encontrar tiros cómodos y en muchas ocasiones tuvo que lanzar contra la apretada marca de los Sixers. La dispareja lucha rebotera (41-62 a favor de los del confeti) y la inusual cantidad de tiros libres fallados de los Celtics (14) fueron factores fundamentales en la derrota de los bostonianos.

La ausencia de defensa interior -váyase acostumbrando- permitió a Horford y Joel Embiid hacerse un picnic y combinarse para 31 puntos con 5 rebotes en apenas 23 minutos del pivot africano. En Boston, por otra parte, Jayson Tatum sumó 21 tantos con 10 tableros que no alcanzaron para meterse en juego y terminaron cayendo 107-93 en una mala noche sin influencia para el esperado Kemba Walker.


La siguiente salida para los Boston Celtics será en casa, cuando el viernes reciban a las 6:00 pm hora del este a los vigentes campeones de la NBA, los Toronto Raptors, que vienen de ganar en su noche de apertura a los New Orleans Pelicans y buscarán demostrar que eran mucho más que un robot en aquella conferencia del este.

 

Foto: Celtics.com