Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on Facebook¡Compártenos! ¡Muchas gracias!

 

Marcus Smart. El base es quizás el jugador de los Boston Celtics con un futuro más incierto. Agente libre restringido a partir del próximo 1 de Julio, será libre de firmar por el equipo que quiera, aunque Danny Ainge tendrá la opción de igualar cualquier oferta y retener al jugador.


 

El tejano sigue esperando su contrato desde que el pasado mes de octubre los Boston Celtics decidieran no extender el mismo pese a que el jugador y su agente aseguraron que estaban dispuestos a aceptar un precio muy por debajo” del marcado por el mercado. Los aficionados han estado especulando sobre una posible salida del #36 antes del cierre de mercado este mes de Febrero.

Su temporada, además, no está ayudando nada a que se disipen estos rumores. El jugador está permanentemente firmando actuaciones que no son tan buenas como para dejar claro que hay en él un jugador merecedor de un máximo – lo que le alejará de Massachusetts, ni tan malas como para tener seguro que ningún equipo se lo ofrecerá – lo que permitiría su renovación sin tener que entrar en la zona de impuestos de lujo.

Su mes de Enero resume perfectamente su temporada, y podríamos decir que su carrera: semanas tirando al 40 % de tres, semanas al 19 %, hoy te gano un partido contra los Houston Rockets que tenías más que perdido, mañana me juego una pera contra Lakers pese a tener a Tito Rozier IIIel rey del clutch” abierto y, de paso, me rompo una mano y dejo al equipo tirado durante dos semanas.

Entonces ¿qué hacemos con Marcus Smart?

 

Números, meh

 

El jugador ha dado un salto como organizador, firmando su mejor temporada como asistente, con un buen ratio asistencia-pérdida, y dando el 23 % de las asistencias del equipo cuando él está en pista. No solo son números, sino que cualquier espectador puede apreciar que el equipo es mejor cuando el base está en la pista, uno mucho mejor cuando coincide con Al Horford, y un auténtico desastre cuando no está ninguno de los dos – un saludo a Los Angeles Clippers.

Por otro lado, está tirando peor que nunca de campo (35,7 %) y ha bajado muchísimo su porcentaje en tiros libres (del 81 al 73 %) pese a mejorar el de tres (29,9 %).

En resumen: Marcus Smart es mejor jugador que el año pasado, ha añadido cosas necesarias a su juego, y sí, los Boston Celtics son mejor equipo con él en pista.

 

Sensaciones, lo de siempre

 

La impresión, para el que estaba escribe, es que los Boston Celtics siguen necesitando a Marcus Smart y durante la primera mitad de la temporada ha sido el cuarto mejor jugador del equipo. Más allá de lo que muestren los números, siempre lastrados por la cantidad de minutos que juega con una segunda unidad incapaz de meter el balón en una piscina – y no, esto no es precisamente por su culpa: sigue creando muy buenos tiros para sus compañeros, especialmente Daniel Theis, el equipo es mejor con él en pista.

De hecho, si no confían en mí, y lo entiendo: soy un gran fan del pequeño perro de presa de los Boston Celtics, háganlo en Brad Stevens. El entrenador de Indiana tiene a Marcus Smart como uno de sus hombres de confianza a la hora de cerrar partidos, siendo siempre uno de los cinco jugadores presentes durante el crunch time, y acostumbrado a jugar grandes cantidades de minutos seguidos en la segunda mitad. Por ejemplo, los 19 últimos minutos en la victoria clave contra los Cleveland Cavaliers o el último cuarto entero en la conseguida contra Houston.

Aquí tienen las mejores alineaciones de los Boston Celtics en términos de +/-, el base está presente en 7 de 8.

mejores quintetos, quintetos, Boston Celtics, Marcus smart, Boston Celtics en español, Boston Celtics español

Y aquí las más utilizadas por Brad Stevens, el de Dallas sale en 3 de estos 4 quintetos.

2, mejores quintetos, quintetos, Boston Celtics, Marcus smart, Boston Celtics en español, Boston Celtics español

Ante esto, se nos abre lo que sería un larguísimo debate: se arriesgarán los Boston Celtics a mantener la apuesta de Danny Ainge, es decir: llegar a verano y ver qué valor marca el mercado; o por el contrario deben traspasarlo para al menos asegurarse que no se marchará sin dejar nada en casa el que fue un Pick-6 del “NBA Draft 2014″.

El condicional en la anterior frase no es casualidad, porque no creo que Danny Ainge esté dispuesto a que ocurra esto último. Pero, sin embargo, no creo que sea capaz de moverlo.

 

No puedes traspasar a Marcus Smart y ganar el trade

 

La cuestión es que Danny Ainge no puede traspasar a Marcus Smart. Y no, obviamente no estoy hablando de sentimentalismos porque todos sabemos que Danny Ainge no tiene corazón, y tampoco entiende de fidelidad, porque todos sabemos que el ex-escolta solo es fiel a Terry Rozier.

El problema es el siguiente: a Danny Ainge le gusta ganar los traspasos. Y se le da muy bien hacerlo. Casi hay que remontarse a 2011 para encontrar un trade que haya acabado en clara derrota del General Manager de los Boston Celtics. Y ahora mismo, en el escenario que le plantea Marcus Smart no hay un solo escenario en el que el gerente pueda ganar. ¿Por qué? Vamos a ello.

  • El precio de Marcus es bajísimo: por varias razones, Marcus Smart es un jugador con una cotización muy baja en la NBA. Más allá de sus pésimos números ofensivos, o de su afición a dar puñetazos a cosas que bien acaba provocando agujeros en los vestuarios de Washington o cortes en su mano, el base además acaba contrato en Julio; lo que rebaja aún más su cotización de mercado. Nadie te va a dar algo de valor por un base tan particular como Smart, que encima solo vas a disfrutar tres meses.

 

  • Vas empeorar como equipo: ya hemos aclarado por qué los Boston Celtics difícilmente puedan adquirir un jugador mejor que Marcus Smart, pero es que aunque acaben consiguiendo un buen jugador (hola, Tyrike Evans), el antiguo jugador de Oklahoma State es una parte fundamental en el esquema de Brad Stevens. Y esto quizás habría sido menos importante otros años, pero con solo cuatro jugadores de vuelta tras el verano, ya hemos visto que tanto él como Al Horford son los únicos que realmente saben interpretar qué quiere hacer Stevens en ambos lados de la cancha.

 

  • Vas a tener que pagar mucho para estar en posición siquiera de ganar el trade: conseguir ganar el trade implicaría que, como poco, junto al base salga la trade excepto, un buen Pick y, quizás otro jugador. Danny Ainge solo daría tanto por un All-star y ahora mismo no hay ninguno en el mercado.

Pero debes hacerlo si no quieres quedarte con las manos vacías

 

En resumen, y aquí entramos ya en el terreno de la pura especulación y opinión, Danny Ainge no tiene una salida buena en el caso Smart. Tendrá que elegir entre sacar algo perdiendo el trade, o no sacar nada en absoluto por Marcus Smart el próximo verano.

Pese a que he dicho, y sostengo, que Marcus Smart es un jugador con una extraña cotización en el mercado, hay casos evidentes de equipos con mucho dinero en verano y que podrían estar interesados en el base; sirvan como ejemplo los New York Knicks, Brooklyn Nets, Chicago Bulls Phoenix Suns y, sobre todo, Dallas Mavericks – en un rarísimo sueño que tuve anoche y que oscilaba entre la pesadilla y la erección, también San Antonio Spurs.

Tengo la firme convicción de que cualquiera de esos equipos, y recuerdo solo haría falta que lo hiciera uno de ellos, acabará ofreciendo más de 12 millones por año al jugador. Y ese es el límite que pueden igualar los Boston Celtics sin meterse en problemas mucho mayores anteriormente expuestos en esta modesta página web.

En ese momento, estás colgando un Pick-6 de la cuerda con una única pinza: que el jugador quiera seguir a toda costa en Boston – algo no tan raro si tienes en cuenta los recientes ejemplos de qué acaba pasando cuando sales del paraguas de Brad Stevens (aunque quizás Marcus Smart es el jugador que menos se ha beneficiado de jugar para el entrenador de Indiana, aunque eso lo hablaremos otro día).

En todo caso, Danny Ainge puede que se encuentre en la primera situación lose-lose de esta reconstrucción ya completa, pero bueno, nunca se sabe: es el maldito Danny Ainge.

 

Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on Facebook¡Compártenos! ¡Muchas gracias!