Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
¡Compártenos! ¡Muchas gracias!

 

Los Boston Celtics visitaron el Quicken Loans Arena en el tercer juego de las Finales de Conferencia y los Cleveland Cavaliers fueron demasiado para ellos: intensidad y movimiento de balón que le dieron un nuevo aire a los de Ohio para resurgir en la serie con una victoria por 116-86.

Desde el inicio del juego, la pelota no quiso entrar para los Celtics, que a pesar de encontrar algunos tiros fáciles, no era capaz de anotar a Cleveland en los momentos fundamentales del juego. Los locales encontraron por fin un acceso libre al aro, LeBron se hizo cargo de la ofensiva pero por fin encontró apoyo del equipo de reparto y se encontró con una amplia ventaja temprano en el juego.

La segunda mitad, que empezaba con ventaja de 20 para los Cavaliers, se hizo cada vez más larga y nunca hubo un intento de remontada por parte de los Celtics, con un Al Horford que no fue factor, Jaylen Brown metido en problemas de faltas, Jayson Tatum muy tímido y con poca intensidad defensiva que le permitía a los Cavs encontrar tiros abiertos por primera vez en la serie.

Al final, el resultado fue de 116-86 con 27 puntos y 12 asistencias de LeBron James pero en especial, el cambio vino por parte del resto de su escuadra, que recibió puntos de todas las manos y lograron desestabilizar la férrea defensa de Boston a su más mínima expresión. Para los Celtics, poco que rescatar y de inmediato concentrar los esfuerzos en el cuarto partido de la serie que será en la noche del lunes para volver a Massachusetts con la serie muy a su favor.

 

 

Foto: Celtics.com